Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol llama a la movilización ante el riesgo de “disolución” de Cataluña

El expresident considera que renunciar al proyecto soberanista "significaría un grave retroceso".

Jordi Pujol, hace unos días, llegando a su casa.
Jordi Pujol, hace unos días, llegando a su casa.

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol reclama una "movilización" generalizada de la sociedad catalana ante lo que él ve como "un grave riesgo" de "residualización" y de "disolución  lenta" de Cataluña que "impone" el Estado español.

Pujol, que afronta una complicada situación judicial, con él mismo y varios miembros de su familia con causas abiertas por delitos económicos y fiscales, y con su hijo mayor en prisión preventiva, efectúa este llamamiento a la movilización en un artículo de opinión publicado por la Associació
Serviol, que está fechado el 20 de abril, y que ha dado a conocer este viernes el diario Ara.

Según el expresidente catalán, "vivimos un tiempo de incertidumbre respecto al futuro de Cataluña. debido al creciente distanciamiento que se ha ido produciendo entre Cataluña y el resto del Estado" y esto, en un contexto de cambios muy generales, "justifica un estado de ánimo preocupante para el futuro de nuestro país".

Aunque Jordi Pujol no afirma en ningún momento de forma explícita que él sea favorable a la independencia de Cataluña, sí que asegura que el contexto actual "obliga a una movilización de todos nuestros activos morales y económicos, culturales y técnicos, sociales y políticos para
superar esta situación".

También subraya que Cataluña "no va a renunciar a su proyecto, porque es bueno para toda la gente que vive y trabaja en Cataluña, es un buen proyecto, y está asumido y defendido con energía y dignidad, no con palabras vacías".

Después de analizar la situación actual, Jordi Pujol concluye que la movilización resulta necesaria "porque la confrontación que ahora hay es muy fuerte, y como claramente se nos da a entender" renunciar al proyecto soberanista "significaría un grave retroceso para nuestro país y para nuestra sociedad".

"Todo tipo de altavoces oficiales y oficiosos, políticos y mediáticos, ya hace días que lo anuncian, volveríamos muchos años atrás" y, en consecuencia, subraya Pujol, "correríamos un riesgo grave de residualización de Cataluña".

Según Pujol, el país "puede sentirse amenazado, porque lo está, y lo está porque no acepta la propuesta de lenta disolución que se le hace, que le quieren imponer".

El expresidente de la Generalitat matiza que, aunque él ve la actual situación como "preocupante", también hay que tener presente que "en el ánimo colectivo catalán hay una mezcla de determinación y de autoestima, de interrogación y de voluntarismo, de realismo y de conciencia de la evolución general del país que permite tener esperanza".

Pujol, en este sentido, enumera algunas cuestiones en las que él percibe que se han producido avances en los últimos años, como en materia lingüística, cohesión social y convivencia, avances científicos y tecnológicos, exportaciones empresariales, proyección internacional, entidades
sociales y culturales "de gran magnitud", una gran capacidad de movilización, y un buen nivel de servicios sociales.