Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau adjudicó a dedo el 95% de los contratos de 2016, igual que Trias

El Ayuntamiento alega que el importe de la contratación menor ha descendido en cuatro puntos respecto a 2015

El teniente de alcalde Gerardo Pisarello.
El teniente de alcalde Gerardo Pisarello.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aseguró hace un año que limitaría la adjudicación directa de contratos. Pero en 2016 el consistorio adjudicó el 95% de sus contratos a dedo, según los grupos del PDeCAT y el PP. De 5.672 contratos, solo 281 se contrataron por concurso o procedimiento abierto. El resto fueron procedimientos menores (hasta 18.000 euros) o negociados (hasta 50.000 pidiendo varias ofertas). El ejecutivo admite que el porcentaje de la contratación menor es del 95% pero alega que en volumen de gasto representa el 18,5% del total, lo cual supone una reducción respecto al 22,72% de 2015.

La contratación municipal en 2016

Total de contratos adjudicados en 2016: 5.672

Adjudicados por procedimiento menor o negociado: 5.391 (95,1%)

Proveedores de obras o servicios que superan el límite fijado por Colau (100.000 o 200.000 euros): 110

Contratación que concentran 60 empresas: 73%

Una sola empresa del sector servicios acumula hasta 90 contratos menores por casi 950.000 euros.

PDeCAT y PP se han mirado las cuentas municipales de 2016 para obtener los datos. Alertan de que no hay nada ilegal, pero apuntan que la práctica se contradice con los anuncios hechos de velar por la transparencia, concurrencia e igualdad de oportunidades. Los dos partidos aseguran que el altísimo porcentaje de contratación a dedo de este ejecutivo es parecido al de otros mandatos, cuando también rozaba el 95%.

Incumplimientos

Hace un año, en mayo de 2016, el teniente de alcalde de Economía, Gerardo Pisarello, al explicar las medidas para limitar la adjudicación a dedo, anunció que la limitación evitaría que un mismo proveedor pueda acumular más de 200.000 euros en contratos menores de obras sin concurrencia pública o de 100.000 en otras modalidades de contrato. Tampoco esta regla se cumple, han comprobado los dos grupos de la oposición.

Ni la de “renunciar” a contratar por el procedimiento negociado sin publicidad. El PP cifra en 111 los contratos que se han adjudicado mediante ese proceso. También hay ejemplos de contrataciones fraccionadas: varios contratos menores del mismo proyecto a una misma empresa que rozan, sin alcanzarlos, los 50.000 euros.

Los populares y el grupo Demòcrata han calculado el total de contratos de forma distinta: a los primeros les salen 14.736, en total, mientras que a los segundos, 5.672. La diferencia está en que los segundos agrupan los contratos por concepto. Por ejemplo, “perrera” incluye tres contratos: arena, medicación y comida para los animales.

Desde el PDeCAT, la responsable del área de Economía y antecesora de Pisarello, Sònia Recasens se pregunta: “¿Dónde están las grandes proclamas para garantizar la transparencia, igualdad de acceso y libre concurrencia del programa de Barcelona en Comú?”. “Hay cifras que cantan, ponen de manifiesto incoherencias y la permanente contradicción entre lo que se predica, lo que se tuitea y la realidad”. “Colau abusa de contratos menores convirtiendo lo habitual en lo que debería ser una excepción”, conviene el popular Alberto Fernández Díaz, que asegura que la alcaldesa ha “digitalizado” la contratación.

Fuentes municipales insisten en que los topes establecidos en la contratación menor sin publicidad a un mismo proveedor “han permitido reducir la concentración de esta fórmula en determinados proveedores e incrementar el número de proveedores en un 6,5%”. Además, indican, el Gobierno avanza en la implantación de contratación electrónica que permitirá mejorar la gestión y transparencia”.