Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más allá de las aulas

Riba-roja pone en marcha una iniciativa de integración de alumnos con diversidad funcional

Participantes en el proyecto de integración de Riba-roja. rn Ampliar foto
Participantes en el proyecto de integración de Riba-roja.

La educación es imprescindible para un buen desarrollo social. Sin una conveniente educación es imposible la justicia y la igualdad entre las personas. Sin embargo, para conseguir una sociedad educada es necesario que, además de la escuela, también se impliquen otros organismos, instituciones y demás agentes sociales, colaborando entre ellos para alcanzar tan admirable fin.

EcoIntegra es un buen ejemplo de esto. Nace con la implantación de EcoRiba en el municipio de Riba-roja del Túria, un plan dinamizador cuyos objetivos generales pasan por la restauración y protección paisajística del municipio. “EcoIntegra es un programa incluido dentro del proyecto municipal EcoRiba”, precisa Felipe García Ballester, técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria. “Consiste en el desarrollo de tareas de recogida selectiva de residuos por parte de alumnos con diversidad funcional. La idea parte del Ayuntamiento, no obstante, la acogida y disponibilidad del Centro Ocupacional Camp del Túria, su director y sus docentes ha sido total desde el momento que se les propone el desarrollo del programa”, puntualiza Felipe García.

El proyecto lo aprobaron en febrero de 2016 el Ayuntamiento de Riba-roja , la Mancomunidad Camp del Túria y el Centro Ocupacional Camp del Túria. Sus principales objetivos son integrar en la sociedad a las personas con discapacidad intelectual usuarias del centro ocupacional, concienciar y sensibilizar al resto de la sociedad sobre acciones de sostenibilidad ambiental y desarrollar aptitudes sociales en personas con diversidad funcional.

“La participación es de todo el centro y la dotación económica que llega del Ayuntamiento se reparte en concepto de incentivos entre todos los usuarios”, matiza José Luis Mejías, director del Centro Ocupacional Camp del Túria. “No obstante, y teniendo en cuenta las competencias, habilidades, autonomía y capacidad de resolución de problemas de los usuarios, hay tres grupos de cinco personas cada uno realiza una ruta determinada. Esta ruta incluye centros educativos y centros públicos. Un total de 15 personas por un lado, más otras cuatro, con menor nivel de autonomía, que son acompañadas por educadores y se encargan de la recogida selectiva de residuos en el parque municipal”, describe el director.

Después de más de un año de rodaje, los resultados están siendo muy satisfactorios. Los alumnos del centro ocupacional consiguen realizar las tareas encomendadas de forma autónoma. Se ha aumentado la relación social de los alumnos del centro, fomentando así su integración. Y sirven de modelo con su labor de recogida selectiva a funcionarios, escolares y a buena parte de los vecinos de Riba-roja, lo que ha provocado un aumento considerable de los residuos reciclados.

“Creo que de una manera indirecta, y a veces subliminal, los alumnos del centro ocupacional están realizando una labor de concienciación muy grande en todo el municipio. Después de un año de programa, casi cualquier vecino es conocedor de la tarea que desempeñan”, señala Felipe García.

“Desconozco el interés de otras mancomunidades y ayuntamientos en la implantación del proyecto”, comenta Mejías, “pero no sería de extrañar que les pueda resultar interesante, ya que uno de los objetivos básicos de la Administración debe ser lograr la integración total de sus ciudadanos”.

Más información