_
_
_
_

Un paraninfo cerrado hace 90 años

La Escola Industrial dedicará el gran auditorio al científico Albert Einstein

Aspecto del paraninfo de la Escola Industrial de Barcelona que se reformará.
Aspecto del paraninfo de la Escola Industrial de Barcelona que se reformará.

Corría 1929 y la crisis económica de la época paralizó las obras del interior del paraninfo de la Escola Industrial de Barcelona. La crisis y también el cambio de gobierno, la dictadura de Primo de Rivera, que aparcó algunos proyectos o no los acabó de desarrollar. Uno de ellos fue la Escola Industrial. 90 años después, las obras se “reanudan” en la cúpula del edificio central junto a la calle de Urgell. “No era un espacio interiorizado por nadie porque nunca funcionó ni como auditorio, ni como nada”, explicaba el diputado Jaume Ciurana en la presentación del proyecto de recuperación de la gran cúpula de más de 4.400 metros cuadrados construidos.

La Escola Industrial es un equipamiento de la Diputación de Barcelona desde 1908 cuando compró el inmenso terreno que ocupaba la antigua fábrica de Can Batllo y el arquitecto que realizó el conjunto entre 1927 y 1931 fue Joan Rubió i Bellver.  La Diputación y la Mancomunidad de Cataluña impulsaron la creación de un complejo de enseñanzas industriales que ha pervivido hasta ahora, aunque los alumnos de la UPC hayan migrado a las nuevas instalaciones del Fòrum. El conjunto de edificios tiene diferentes actividades en la actualidad, algunas de ellas ligadas a la investigación. En el complejo también trabajan cientos de funcionarios de la Diputación.

La que al principio se llamó Escola de Treball vivió sus años dorados con el impulso de la Mancomunidad que, entre otras actividades, organizó conferencias con personalidades relevantes de la época. Una de ellas fue el científico Albert Einstein que estuvo en la escuela en febrero de 1923 y al que se le rendirá homenaje poniendo su nombre al futuro auditorio. Se trata de un espacio diáfano bajo una cúpula de 20 metros de diámetro. La sala está dividida en tres zonas: platea, anfiteatro y escenario y tiene una capacidad para cerca de 600 personas.

Las obras empezarán en breve y las previsiones del futuro uso del espacio son amplias:”desde funciones teatrales, conciertos o conferencias” apuntaba Ciurana. Será un equipamiento moderno y las gradas se podrán mover, al igual que se podrán regular las tarimas para configurar los espacios del escenario a las necesidades que se requieran para cada caso.

La Diputación será la institución que financie con casi cinco millones de euros la obra que empezará inminentemente y durará unos dos años. Después de los trabajos al nuevo espacio se podrá acceder desde tres puntos diferentes. Tanto las escaleras como los ascensores comunicarán con todas las plantas públicas del edificio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_