Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat lanza un seguro ‘antiosos’ que cubre los ataques al ganado en el Pirineo

La póliza paga indemnizaciones a partir de la tercera oveja fallecida

El oso Pepito en una imagen obtenida por una trampa fotográfica en Lladorre.
El oso Pepito en una imagen obtenida por una trampa fotográfica en Lladorre.

La Generalitat de Cataluña ha contratado un seguro para que los ganaderos cobren por cada oveja o cabra que muera por el ataque de uno de los 31 osos pardos que viven en los Pirineos. La póliza cubre la totalidad de los fallecimientos aunque “con una franquicia de tres ovejas”, por lo que los ganaderos cobrarán a partir del tercer animal muerto. Este verano, además, la aseguradora cubre las defunciones atribuidas a fenómenos meteorológicos, atropellos o desapariciones.

El director general de Políticas Ambientales y Medio Natural, Ferran Miralles, presentó este jueves en Llavorsí (Pallars Sobirà) el nuevo plan de prevención de daños del oso pardo a los ganaderos del Pirineo. La Administración catalana apuesta por agrupar ganados que estén supervisados por un pastor y así prevenir las agresiones de los osos.

La iniciativa comenzó el pasado año cuando la Generalitat ofreció a varios ganaderos que agruparan sus animales de forma gratuita. Así, se crearon cuatro macrorebaños (el de Gausac-Casau i Beret, Isil, Tavascan y Boldís-Àreu) cada uno con un pastor y un ayudante pagados por la Generalitat de Cataluña. A los pastores, además, se les instala una cabaña para realizar su trabajo en plena montaña.

El Departamento de Territorio quiere mantener este año estas agrupaciones y añadir otra en la Bonaigua-Muntanyó y un nuevo macrorebaño de cabras en la Vall de Cardós. De esta forma, todos los animales estarán vigilados continuamente por los pastores durante el día y, por la noche, dentro de corrales electrificados que la Administración catalana construirá junto a las cabañas.
Una portavoz del Departamento de Territorio aseguró que se está ofreciendo este servicio a los ganaderos locales, y las primeras estimaciones apuntan que entre 6.000 y 6.500 ovejas y cabras queden, este verano, bajo la supervisión de los pastores de la Generalitat.
La misma fuente asegura que el seguro del Gobierno catalán sólo cubre a los animales custodiados por estos pastores.

El pasado año, los osos protagonizaron 33 ataques en el Pirineo contra la ganadería y la apicultura. El importe que ha abonado la Administración catalana en concepto de indemnización fue de 9.332 euros.