Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz: “Vamos a hablar bien de los compañeros en el PSOE”

La candidata a las primarias socialistas inicia su recorrido por Galicia con un homenaje al fundador, Pablo Iglesias, en Ferrol

Susana Díaz en Ciudad Real.
Susana Díaz en Ciudad Real. EFE

Susana Díaz ha llegado a la tierra del PSdeG maltrecho como una bocanada de euforia y optimismo en el futuro socialista. La precandidata a las primarias del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía ha iniciado su gira por Galicia esta tarde en Ferrol y luego en A Coruña, repitiendo en ambos escenarios un mensaje de "fraternidad" y compañerismo en el seno del partido e insistiendo en la necesidad de "dejar de lamentarse" para que la formación "se levante para levantar España".

En Ferrol, ante el monolito del fundador del partido, cerca de la casa donde este nació, Díaz ha participado en una ofrenda floral en homenaje a Pablo Iglesias. Luego, en a Coruña, ha dado un mitin en Palexco. "Hace falta un PSOE unido que se respete, que se quiera, porque aquí estamos todos no por obligación, sino porque queríamos formar parte de esta gran familia", ha defendido, "vamos a amar al PSOE; vamos a hablar bien de las compañeras y compañeros avalen a quien avalen; vamos a reforzar la fraternidad socialista porque es la que nos ha traído hasta aquí" y porque "nuestro adversario no está dentro del PSOE".

"Solo desde un PSOE fuerte se cambia la vida a la gente. Y quiero ganar, porque solo ganando se cambia la vida a la gente y un país de arriba abajo y de abajo arriba", ha proclamado en A Coruña en un acto con simpatizantes que ha durado dos horas y en el que ha hecho repaso del panorama político actual y de los "logros" alcanzados por los gobiernos socialistas de González y Zapatero. "El PSOE no entiende de muros, murallas, fronteras... su única bandera es la de la igualdad", ha dicho durante la primera jornada en la comunidad en la misma semana en que también han pasado por Galicia los otros precandidatos, Pedro Sánchez y Patxi López.

La presidenta de Andalucía, que hoy estuvo respaldada por Beatriz Sestayo en Ferrol y Mar Barcón en A Coruña, visitará mañana por la mañana Vigo junto al alcalde Abel Caballero. En su viaje a Galicia también recalará en Ourense y Lugo. Según Díaz, es "un honor y una responsabilidad" representar al partido de Pablo Iglesias Posse y dar la batalla en las primarias que tendrán lugar el 21 de mayo. "No tendré tiempo de darle al PSOE lo mucho que el PSOE me está dando", ha repetido en las dos ciudades coruñesas, y ha enumerado los apoyos que recibe de militantes jóvenes y ancianos, alguno de hasta 103 años, "que han dedicado 80 años al partido, toda su vida, y han militado sin ocupar nunca un cargo ni aspirar a ello".

"Al PSOE la gente lo escucha" por su historia y su bagaje: por su "hoja de servicios llena de logros, derechos y beneficios para los ciudadanos" y su política encaminada a "blindar" la dependencia, la sanidad, la educación pública, ha dicho. Pero "si el partido no da respuesta a los nuevos desafíos, no nos van a votar", ha continuado advirtiendo. "Nosotros no tenemos que disfrazarnos de nada ni tener complejos", "la gente nos necesita", "nos espera", ha animado a sus seguidores. "Este es el partido de la izquierda útil", ha insistido, que puede "cambiar la vida a la gente" y trabajar por la "igualdad de oportunidades" sin buscar el "enfrentamiento" entre ciudadanos de una y de otra comunidad.

"Que 140 años de historia sean poco para lo mucho que le quede al PSOE por delante", ha formulado como deseo en Ferrol ante la efigie de bronce del fundador: "Ese es el mayor homenaje que le podemos hacer a Pablo Iglesias y a aquellos hombres que dieron el paso para que los socialistas estemos hoy aquí".

Evitando aludir a sus rivales en esta carrera de tres calles por liderar el PSOE, Díaz ha pedido dejar atrás las "lamentaciones y la tristeza". Ha insistido en que quiere ser la secretaria general de "todos los socialistas" el día después del 21 de mayo y ha asegurado que va "a trabajar hasta el límite" de sus "posibilidades" para que el partido sea "fraterno" como quiso el fundador. "Soy la hija de un fontanero y de una ama de casa y tengo el honor de ser la primera mujer que aspiro a la Secretaría general del partido", ha seguido. "Quiero aspirar a ser la primera presidenta del país y eso es gracias al PSOE". "Seamos rebeldes y demos a España un partido socialista reconocible", ha clamado en A Coruña.