Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC percibe “cierta falta de entusiasmo” en el independentismo

La entidad dice en su informe de gestión que las fricciones de Junts pel Sí les han perjudicado

Diada
Manifestación de la Diada celebrada el 11 de septiembre de 2015. AFP

La Asamblea Nacional Catalana ha admitido en su informe de gestión, que se debatirá este fin de semana en Granollers, que el movimiento independentista ha seguido aumentando después de cuatro años de movilizaciones masivas aunque apunta que también se empieza a percibir "una cierta falta de entusiasmo". La entidad reconoce que asumió como propia la creación de Junts pel Sí y que el liderazgo del movimiento secesionista pasó en aquel momento a manos de los partidos. "Son los mismos que el día después de las elecciones mostraron de forma evidente que sus diferencias de modelo de país podían poner en riesgo el proyecto que estamos intentando realizar", señala el documento en su capítulo introductorio.

El informe, avanzado por El Periódico, señala que la ANC cometió el error de haber puesto en igualdad de condiciones a la CUP y a Junts pel Sí y que esa equiparación mermó considerablemente el liderazgo que la Asamblea tuvo en los últimos tres años. "Quien no quiera estar explícitamente en la Asamblea, no es necesario que esté", añade el texto. Los dirigentes de la ANC ya tuvieron sus diferencias con los anticapitalistas en otoño de 2015 cuando la CUP se negó a investir a Artur Mas.

La entidad considera, en cualquier caso, que ha sido un acierto su apuesta por el referéndum formulada hace un año, porque la ha vuelto a poner en el centro que siempre debía haber ocupado. "Tenemos que ser un altavoz de la sociedad civil en lo que respecta a nuestro objetivo final y liberarnos de complejos: quien no quiera estar explícitamente con la Asamblea no hace falta que esté. Pero no podemos ralentizar la maquinaria. Tenemos que seguir adelante", señala.

El colectivo plantea en su borrador de hoja de ruta para alcanzar la independencia, que se debatirá el sábado, tres posibles escenarios: la celebración del referéndum y la aprobación de la ley de transitoriedad jurídica; la injerencia del Gobierno del Estado antes de aprobar esa ley y de la convocatoria del referéndum o y, el tercero, que esa intervención se produzca después impidiendo el voto. La ANC, que sigue defendiendo una pregunta binaria y sin fijar una participación, alimentará movilizaciones sino se puede votar e instará al Parlament a realizar la declaración unilateral de independencia al amparo de la mayoría secesionista de la Cámara. Su estrategia se basará en el reconocimiento de la legalidad catalana y la defensa de sus instituciones, la movilización ciudadana y la internacionalización de la proclamación del nuevo Estado.