Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El soberanismo llama a los catalanes librar el 6 de febrero para apoyar a Mas en su juicio

Las entidades independentistas dicen que "se juzga a todo un pueblo" por el 9-N

Miquel Buch, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.
Miquel Buch, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Las entidades soberanistas han realizado este viernes un llamamiento a la población catalana para que se manifieste el próximo 6 de febrero a las puertas del edificio judicial donde se celebrará el juicio al expresidente de la Generalitat Artur Mas por haber organizado la consulta del 9-N que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional. 

"El 6-F nos juzgan a todos", es el lema de la convocatoria de la manifestación convocada a las puertas de los juzgados. Una vez más, las entidades soberanistas han abierto una web para inscribirse y habrá autocares para facilitar el desplazamiento de los catalanes que quieran manifestarse. "Se juzga a todo un pueblo, a más de 2,5 millones de personas que participaron en la consulta", ha proclamado Jordi Sànchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad catalizadora del independentismo en los últimos años. 

"El juicio es un camino equivocado, nunca debería haberse producido", ha añadido Sànchez, para quien el 6 de febrero se juzgará también "la sensibilidad democrática de la ciudadanía". Según el presidente de la ANC, la manifestación que convocan las entidades no pretende otra cosa que "demostrar que estamos decididos a no abandonarnos a nosotros mismos y que seguimos defendiendo el referéndum". 

Mas afronta una petición de diez años de inhabilitación de la fiscalía por organizar la consulta. Junto a él se sentarán en el banquillo Joana Ortega e Irene Rigau, que eran consejeras de su gobierno cuando se celebró la consulta del 9 de noviembre de 2014. Por esos mismos hechos también está siendo investigado por el Tribunal Supremo el diputado del PDECat en el Congreso Francesc Homs.

 Sànchez ha pedido a los ciudadanos que pidan un día de fiesta el 6 de febrero para poder acudir a la manifestación, porque "es una llamada excepcional y el momento lo vale". Los organizadores confían en agrupar a "decenas de miles de personas", pese a tratarse de un lunes y día laborable. 

Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, ha ido más allá y ha asegurado que la manifestación contra el juicio pretende "demostrar la farsa que supone la llamada operación diálogo". En su opinión, "la democracia está intervenida en Cataluña por la justicia española" y por eso ha llamado a los catalanes a estar el día del juicio "donde nos llama la historia". 

Por su parte, Miquel Buch, presidente de la Asociación Catalana de Municipios, ha asegurado que la manifestación que convocan es "muy importante para que cuando Mas se gire antes de entrar al juzgado nos vea a todos". En esa línea ha asegurado que el 9-N fue "el acto de rebeldía democrática más importante de la historia de Cataluña". 

La manifestación también está apoyada por la Asociación de Municipios por la Independencia, cuya presidenta, Neus Lloveras, ha insistido en que el 6 de febrero se juzgará "a todo un pueblo".

Más información