Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo volcánico

Catalunya sí que es Pot tendrá que gestionar lo que resta de legislatura la división de Podem y los múltiples reproches entre sus diputados

Joan Coscubiela junto a Albano Dante-Fachín en una reunión en el Parlament.
Joan Coscubiela junto a Albano Dante-Fachín en una reunión en el Parlament.

La fundación del partido capitaneado por Ada Colau, denominado por ahora Un país en comú, ha acabado impactando en Catalunya sí que es Pot en el Parlament. La coalición, que integra Iniciativa, Esquerra Unida y Alternativa, se creó con urgencia —sin los comunes— en 2015 para ir a las elecciones del 27-S y se ha habituado a conllevar múltiples fricciones. Pero la gestación del partido de la alcaldesa, del que se ha descolgado Podem, ha disparado la tensión. La crisis ha quedado cristalizada en dos parlamentarios de Podem: Albano Dante Fachin, el secretario general, y Jessica Albiach, la diputada del sector crítico que se ha arrogado la representación de su partido en el espacio recién nacido.

De los 11 diputados del grupo, solo cuatro están en Un país en comú. Son la ecosocialista Marta Ribas; el líder de EUiA, Joan Josep Nuet, y Albiach. Los tres integran la ejecutiva que de momento liderará Xavier Domènech. La diputada ecosocialista por Tarragona Hortènsia Grau forma parte de la coordinadora encarnada en Colau. Los siete parlamentarios que no están son Lluís Rabell y Gemma Lienas (independiente); los ecosocialistas Joan Coscubiela y Marc Vidal y Fachin, Joan Giner y Àngels Martinez Castells, de Podem.

La relación entre Fachin y Albiach ha quedado seriamente dañada desde que esta decidió impulsar la candidatura Juntes Podem para optar a tener plazas en la ejecutiva de Un pais en comú. Siete de los ocho miembros de su lista —entre ellos Marc Bertomeu, secretario general de Podem Barcelona y asesor del grupo— obtuvieron el puesto. Fachin ya dijo hace semanas que no iban a expedientar a la parlamentaria aunque consideró que se había “autoexpulsado” por no asumir el resultado de la consulta a la militancia —que rechazó confluir—. Albiach replicó que su intención es rehuir los conflictos y promover la confluencia.

“¿Qué va a hacer ahora Podem?” Lo de siempre: política desde abajo”, sostiene el partido

“¿Qué va a hacer ahora Podem?” Lo de siempre: política desde abajo”, recordó ayer Podem en las redes sociales en alusión a los actos que ha organizado para analizar lo sucedido y fijar sus objetivos. La ejecutiva estatal clama por la unidad aunque ahora es difícil revertir la situación. Domènech ya avisó de que rechaza una coalición electoral. Los comunes ni siquiera invitaron a la dirección de Podem a la asamblea. Giner es secretario político de Podem y comparte militancia en Revolta Global. Este partido, remitió, antes del cónclave, un comunicado en el que criticaba la forma en que se había construido el proyecto pero apuntaba que sus militantes participarían "activamente" en el congreso en defensa de sus postulados anticapitalistas. No se sabe cuántos asistieron.

El primer conflicto que dirimirá Catalunya Sí que es Pot después de Semana Santa es analizar las tareas como diputada de Martínez Castells, muy próxima a Fachin y a quien algunos de sus compañeros de grupo cuestionan su dedicación. La diputada rompió, además, la disciplina de voto y se abstuvo en la votación de los Presupuestos que contemplaba la partida para financiar el referéndum.

Urtasun: "Podem y los comuns se acabarán encontrando"

El eurodiputado ecosocialista Ernest Urtasun se mostró ayer “convencido” de que los comuns y Podem se acabarán encontrando pese a que esta formación ha renunciado a participar en el nuevo partido al denunciar que su constitución no ha estado rodeada de suficientes garantías democráticas. “Hubiera sido positivo que todo Podem ya de entrada hubiera participado del proceso”, dijo el eurodiputado en declaraciones a Catalunya Ràdio. Urtasun celebró que Pablo Echenique, secretario de organización y número dos de Podemos, asistiera al cónclave.

Iniciativa y Podem han mantenido agudas diferencias —Giner se abstuvo en la declaración del inicio del proceso de independencia— que quedaron de nuevo constatadas cuando debatieron si debían condenar la protesta de la CUP ante la sede del PP. El grupo apoyó al final la declaración de censura de la Junta de Portavoces pero Fachin y Giner defendieron, aún sin compartir la estrategia de la CUP, la legitimidad de los escraches como método de protesta. Las discrepancias entre ICV y Podem han generado varias crisis. Y quizá por eso sorprendió, por inesperada, una frase de Nuet que acabó en la red: “No sufráis. Acabará bien [la confluencia] y con Podem triturado”. Fachin le replicó que llevara 20 años viviendo de la política. “Ese mensaje no es de recibo. Venimos del 15-M y no podemos cometer los errores de la vieja política”, dijo Marta Sibina, diputada de En Comú Podem, en TV3. El grupo del Congreso está dirigido por los comunes y está más cohesionado que el del Parlament: 10 de sus 12 diputados están en el nuevo partido. La división de Podem se reproduce, si embargo, también aquí: las diputadas Sònia Farré y María del Mar García están en la coordinadora mientras Raimundo Viejo no participa en el proyecto y Sibina -encabezó la lista a las primarias que Podem acabó retirando- tampoco.