Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albiol asume debilitado la presidencia del PP

El senador logra el 92% de los votos pero tiene que pactar una ejecutiva de consenso

Xavier García Albiol, acompañado de Dolores de Cospedal y de Alicia Sánchez-Camacho, en el momento de la votación.
Xavier García Albiol, acompañado de Dolores de Cospedal y de Alicia Sánchez-Camacho, en el momento de la votación.

El Partido Popular en Cataluña ha encumbrado esta noche a Xavier García Albiol como presidente para cerrar la etapa de interinidad que arrastraba desde 2015. Ahora queda la duda de si se alcanzará la estabilidad de forma definitiva. Designado por Mariano Rajoy para suceder a Alicia Sánchez-Camacho en 2015, el senador, el único candidato que se postulaba al cargo, ha recibido el apoyo del 92,9% de los votos emitidos -717-; 55 han sido en blanco y 10 nulos. 286 compromisarios no han votado. Pese al resultado, Albiol no ha tenido, según varias fuentes, manos libres para elegir el núcleo duro de su dirección y ha tenido que aglutinar a todas las familias del PP. Ni siquiera lo ocultó en su discurso previo a la proclamación: “Soy un hombre que no le gustan los líos de partido: estamos aquí para ganar elecciones y no congresos ni congresitos. A eso nos vamos a dedicar en los próximos años”.

En medio de un ambiente de caras largas, Albiol, un hombre de María Dolores de Cospedal, fue nombrado presidente de facto. Con los números en la mano, el cónclave fue un paseo militar porque fue el único que optó al cargo y no tenía rival. Pero el congreso ha descubierto su debilidad: no ha podido escoger a su equipo y ha tenido que tejer una ejecutiva de consenso. Albiol nombró a 10 vicesecretarios -en Madrid son cuatro, por ejemplo- para satisfacer a todos grupúsculos: al de Camacho y Enric Millo; al de Alberto Fernández, jefe del partido en Barcelona; y al de la ministra Dolors Montserrat y al suyo propio. Varias fuentes sostienen que la dirección de Génova no le he permitió elegir libremente a su equipo y que ha sufrido presiones por grupos de su propio partido. Sin embargo, otras aseguran que Albiol siempre intenta satisfacer a todos los sectores y que fue decisión suya apostar como número dos por Santi Rodríguez, diputado adjunto del Parlament. "Así todos contentos", dijo una fuente del partido.

“Soy un hombre que no le gustan los líos de partido: estamos aquí para ganar elecciones y no congresos ni congresitos", dice Albiol

Mariano Rajoy, en su primera visita a Barcelona después de meses, clausurará este domingo el congreso para dar apoyo a Albiol. Su plan de relevo generacional, aunque sin excluir a nadie, no ha prosperado. Albiol, sin embargo, reivindicó ante el millar de compromisarios su éxito en Badalona -es la alcaldía más importante de Cataluña que ha ostentado el PP- y recordó que empezó solo como único edil hasta llegar a alcalde. “Necesitamos dirigir la energía en una dirección. No podemos distraemos, entre el quítate tú que me pongo yo, y lo importante está ahí fuera y no aquí dentro. Salgamos a la calle y cuando seamos partido de gobierno, ya pensaremos en otras cuestiones”, ha afirmado con gesto grave. Fue, también, un aviso destinado a los congresos provinciales y especialmente al de Barcelona donde la militancia está fuertemente dividida entre los sectores de la ministra Dolors Montserrat y el de Alberto Fernández.

La estrategia de los populares, que han renunciado al modelo de financiación singular para Cataluña que ideó Enric Millo, es la de prepararse para la etapa que denominan del posprocés y convertirse en el referente de los ciudadanos no independentistas recuperando el terreno perdido con Ciudadanos. “Estamos hasta la coronilla del procés, de la consulta y del referéndum”, dijo Albiol, que admitió que algunas cosas debieron hacer mal en el pasado para perder votantes. Las ponencias del partido, tanto la estrategia política como la social, se aprobaron por unanimidad y solo con un voto en contra y uno en blanco. María Dolores de Cospedal, secretaria general del partido, acusó al Gobierno catalán de hacer un ridículo espantoso con el proceso, y dio su apoyo total a Albiol: "Lo mejor está por llegar. Xavi no solo ha sido el alcalde de Badalona sino el más querido de Cataluña".