Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciado un criador por cortar las cuerdas vocales a sus perros

El hombre alega que operó a los animales para “bajar el sonido” de los ladridos

Algunos de los perros que tenía el criador.
Algunos de los perros que tenía el criador.

Los Mossos d'Esquadra han denunciado al criador José M. C. por cortar las cuerdas vocales a algunos de sus perros para que no ladraran. La policía lo acusa de maltratar a los animales, que tiene en casa. “No he hecho nada malo”, ha asegurado el hombre a este diario, a pesar de que ha reconocido que sometió a varios perros a una intervención quirúrgica, mediante un veterinario, “fuera de Cataluña” para “bajar el tono” de los ladridos.

Cortar las cuerdas vocales a los perros es una práctica (la cordectomía) que hace años que está prohibida en algunas comunidades, como Cataluña, Andalucía y Valencia. Además, el pasado día 16 de marzo el Congreso aprobó la adhesión al Convenio europeo de protección de los animales, de 1987, que veta definitivamente este tipo de amputaciones, a no ser que sea por cuestiones terapéuticas del animal. “Es una intervención que solo por sentido común o por ética te tienes que negar a hacer”, explicó el veterinario Ignacio Moral, que añadió que se ha demostrado que esta cirugía puede comportar efectos secundarios, como por ejemplo el aumento de probabilidades de que los animales sufran vegetaciones.

La denuncia contra este criador de Lliçà d'Amunt (Vallès Oriental) llegó a los Mossos el 28 de noviembre del año pasado. Él lo atribuye a un antiguo amigo. La unidad de investigación de medioambiente visitó las instalaciones, y ya detectó que varios perros no podían ladrar, sino que hacían unos ruidos extraños, según la policía catalana.

En una segunda visita, se llevaron a varios animales para que los revisase un veterinario. Es entonces cuando confirmaron que habían sido operados. Además, comprobaron que el criador no tenía la autorización de núcleo zoológico, aunque estaba en trámites para conseguirlo.

Dentro del domicilio encontraron también enseres que les hizo sospechar que quizás él podría haber intervenido a los animales. “Son jeringas, gasas, mercromina... Cosas para cuidarlos. En ningún caso encontraron material quirúrgico o de sedación”, ha añadido José M. C. en su defensa. Los perros mutilados son los que se usaban por la cría, los cachorros estaban en perfecto estado, según la policía catalana. También utilizaba algunos animales como modelos publicitarios.

El caso está ahora judicializado, a la espera de cómo avanza la investigación. "La siguiente citación es en septiembre, imagina la preocupación del juez", ha insistido el criador. Los perros, 21 en total, continúan con él, a pesar de que están bajo depósito judicial, como una prueba del proceso. “Si fuera un delincuente, me hubieran intervenido los animales”, ha asegurado. “Mi actuación es impoluta, adoro a mis animales”, ha concluido.