Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz estrecha lazos con los socialistas valencianos y pide unidad al partido

Los presidentes presentan ocho criterios comunes a defender en la reforma de la financiación

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del partido en su región, Susana Díaz, se rodeó ayer en Valencia de unos 180 alcaldes, concejales y cargos políticos del socialismo valenciano —una de las federaciones más potentes— antes de decidir si optará a la secretaría general del PSOE. Díaz, que viajó a la capital valenciana para celebrar el Día de Andalucía, reclamó “respeto entre compañeros” de cara al congreso federal de junio y que contribuyan a unir el partido. No despejó las dudas sobre su papel en las primarias. “Habrá momento de hablar de quién y no duden de que hablaré”, dijo.

Susana Díaz y Ximo Puig hoy en el Palau de la Generalitat.
Susana Díaz y Ximo Puig hoy en el Palau de la Generalitat. EFE/Manuel Bruque

La presidenta aprovechó su visita a Valencia para compartir con la comunidad andaluza los actos festivos del 28 de febrero, Día de Andalucía, para hacer frente común con su homólogo valenciano, Ximo Puig, en la reforma de la financiación autonómica, el pacto contra la violencia machista o el corredor mediterráneo. Pero la celebración del próximo congreso federal del PSOE, que elegirá a la nueva dirección del partido tras la traumática dimisión de su último secretario general, Pedro Sánchez, planeó sobre toda la jornada.

Díaz y Puig compartieron un almuerzo frugal —a puerta cerrada— con unos 180 alcaldes, concejales y otros cargos públicos del socialismo valenciano en la sede del partido. Se enviaron más de 200 invitaciones para una comida que se ha celebrado en ocasiones anteriores pero con menos asistentes, dijo un cargo del partido. Comieron de pie por la falta de espacio y cada uno de los asistentes se pagó el ágape. No es el único contacto que Díaz mantiene con las federaciones del partido antes de decidirse si da el paso y compite por la secretaría general del PSOE con Patxi López y Pedro Sánchez, de momento, los dos únicos candidatos oficiales. El pasado sábado estuvo en Castilla-La Mancha en otro acto con el presidente socialista Emiliano García-Page.

Puig, que ejerció de anfitrión, tomó la palabra durante el almuerzo y pidió respeto entre compañeros durante todo el proceso congresual, apuntan asistentes a la reunión. Y es que muchos dirigentes socialistas no ocultan su temor estos días a que el PSOE salga todavía más dividido del congreso federal de junio.

El presidente valenciano quiso además poner en valor las políticas de izquierdas que cada día ponen en práctica los gobiernos andaluz y valenciano. Nadie ha luchado más por las políticas de izquierdas, subrayó el presidente valenciano en respuesta y sin nombrarlo, a Pedro Sánchez, quien puso especial énfasis cuando presentó su candidatura en Sevilla en que su proyecto era “autónomo y de izquierdas”.

Díaz pidió a todos los presentes un esfuerzo para recuperar un PSOE que no tiene que tener complejos frente a otras formaciones políticas como Podemos. La secretaria general de los socialistas andaluces reclamó, al igual que Puig, respeto en el próximo debate congresual y que del congreso salga un partido fuerte y unido.

Puig y Díaz en los actos de celebración del Día de Andalucía en Valencia. ampliar foto
Puig y Díaz en los actos de celebración del Día de Andalucía en Valencia. MANUEL BRUQUE (EFE)

“No duden de que hablaré”

Antes del encuentro con alcaldes y ediles —acudieron los alcaldes y ediles de Valencia, Alicante o de grandes ciudades como Elche—, Díaz, como ha hecho en anteriores actos socialistas, prefirió no hablar de cuestiones orgánicas. “Me parecería feo utilizar el Día de Andalucía para hablar de mí”, fue su respuesta cuando se le interpeló por su posible candidatura. “El PSOE está en pleno debate y después habrá momento de hablar de quién y no duden de que hablaré”, anticipó rotunda la presidenta.

Sánchez hizo ayer campaña en la localidad riojana de Aldeanueva de Ebro y en un acto ante militantes socialistas reivindicó de nuevo su proyecto como el de la izquierda. “Eso de la izquierda posible me suena a izquierda resignada. No renunciemos a la utopía. Gracias a ella, el socialismo hizo posible lo imposible”, dijo el exlíder del PSOE en respuesta a las palabras de ayer del portavoz de la gestora, Mario Jiménez, en un foro económico.

Patxi López se desplazó a Burgos y, ante un auditorio más discreto, aseguró que se presentaba “para construir una nueva utopía socialista que una a todas las personas progresistas” del país. “Me presento para levantar de nuevo la cabeza con orgullo y decir: ‘Yo soy socialista”, agregó. López añadió que no renunciará a competir por el liderazgo del PSOE, convencido de que el suyo es el único proyecto que puede volver a unir a su partido.

Armonización fiscal autonómica

Los presidentes valenciano y andaluza presentaron ayer ocho criterios comunes que defenderán durante la reforma de un nuevo modelo de financiación autonómica. El documento apuesta por la armonización fiscal entre autonomías y un reparto equitativo del esfuerzo para reducir el déficit.

Puig ha mostrado preocupación por la actitud del Ministerio de Hacienda en el inicio de los trabajos de la comisión de expertos puesta en marcha para estudiar un nuevo sistema de financiación autonómico. "Creemos que el Ministerio no ha entendido el mensaje que se lanzó la Conferencia de Presidentes; donde se dijo que hay que trabajar conjuntamente en el proceso y que el Ministerio no es el que dicta las normas ni es el que dirige esta operación", se ha quejado el presidente valenciano.

Los dos presidentes piden una financiación que proteja el funcionamiento de la sanidad, la educación y los servicios sociales de las oscilaciones de los ciclos económicos con un fondo de reserva, parecido al de las pensiones. Y critican el "dumping fiscal" porque "no queremos que los ciudadanos se vean gravados más en unos territorios que en otros porque sus comunidades están mal financiadas", ha sostenido Díaz.

Puig y Díaz han exigido además que se aceleren los trabajos y se disponga en cuatro meses de un pacto de Estado contra la violencia machista."Desde 2003, en que hay estadísticas, son 900 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. No estamos para debates que se alarguen en el tiempo", ha subrayado Díaz.

La presidenta andaluza reclama a la comisión del Congreso de los Diputados que trabaja en el futuro pacto que tenga listas en dos meses sus conclusiones y a continuación se convoque la Conferencia de Presidentes, donde también deben estar presentes la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El pacto de Estado debe estar listo en cuatro meses. Los dos presidentes socialistas han reivindicado al Gobierno español que dé prioridad a las obras del Corredor Mediterráneo ferroviario, "una infraestructura imprescindible para el desarrollo económico de España", han dicho.

Más información