Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Macba indemniza con 50.537 euros a los comisarios destituidos en 2015

El acuerdo pone fin a la crisis creada por la escultura del rey Juan Carlos sodomizado que acabó con la cúpula del museo

La escultura que generó la polémica y el cese de los dos comisarios.
La escultura que generó la polémica y el cese de los dos comisarios.

El Museo de Arte contemporáneo de Barcelona, Macba, ha querido cerrar página a uno de los episodios más tristes de su historia reciente, de la forma más discreta posible: este viernes ha emitido una nota en la que aseguraba que se había llegado un acuerdo con Valentín Roma y Paul B. Preciado por el cual estos dos comisarios y el Consorcio del Macba enterraban el arma de guerra que desenterraron en abril de 2015 cuando fueron destituidos de forma fulminante por el entonces director Bartomeu Marí (actual director del Museo de Arte Contemporáneo de Seúl). Y lo hizo en el mismo momento en el que él presentaba su dimisión tras la polémica generada por la exposición de una escultura en la que se adivinaba al rey Juan Carlos I sodomizado por una indígena.

En la nota, el Macba asegura que se ha llegado a un acuerdo que pone fin al contencioso laboral que se mantenía y agradece “el esfuerzo de acercamiento y conciliación realizados por los Señores Valentín Roma y Paul B. Preciado”. También reconoce su trabajo y valor profesional durante el tiempo que han desarrollado las labores de Conservador en Jefe y Jefe de Programas-director del Programa de Estudios Independientes (PEI), respectivamente. El acuerdo, conlleva una indemnización a cada uno de 50.537 euros.

El texto de la nota contrasta con las palabras expresadas en el momento de la destitución en el que se decía que era por “falta y pérdida irrecuperable de confianza” de Roma (que dirige desde abril de 2016 La Virreina, el centro de la imagen del Ayuntamiento de Barcelona) y Preciado dirige la Oficina de Programas Públicos de la Documenta 14 de Kassel (2017).

Nadie podía esperarlo, pero la escultura HC4 Transport, de Inés Doujak desató una gran polvareda y el Macba saltó a las portadas de todos los medios de forma inesperada. Su obra, dentro de la exposición colectiva La bestia y el soberano, pese a que en un primer momento se suspendió horas antes de inaugurarse generando protesta de censura. Se acabó abriendo pero hizo que el director y los dos comisarios del Macba fueran cesados. el motivo no es otro que el hecho de que la escultura representaba al anterior rey sodomizado por la líder boliviana Domitila Barrios. Lo curioso es que la obra ya se había expuesto en la Bienal de Sao Paulo y no había generado ninguna polémica.