Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro de Can Vies evidencia la división entre las entidades de Sants

La FAVB y el Centro Social piden indultar tres conjuntos de fincas, entre las que está el centro social

El futuro de Can Vies evidencia la división entre las entidades de Sants

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), el Centro Social de Sants y el Secretariado de Entidades han convocado este miércoles a la prensa para presentar una propuesta sobre el entorno del cajón de las vías de Sants, cuyo gran protagonista es el centro social okupado Can Vies. Además de explicar la propuesta, que consiste en indultar Can Vies y otros dos conjuntos de fincas, la convocatoria ha evidenciado la división que hay entre las entidades del barrio. Y es que al acto se han presentado asociaciones vecinales y una plataforma que piden que la histórica okupa sea derribada. El actual gobierno de la alcaldesa Ada Colau ya ha dicho varias veces que rechaza el derribo.

"Nos extraña que hagáis este montaje sin sentaros en una mesa y hablar, no es ético, parece que seáis la flor y nata", ha afirmado el secretario de la asociación de vecinos de Badal, Brasil, La Bordeta, Pepo Mediavilla ante los representantes de las tres entidades convocantes y varias cámaras de televisión. "Nos hubiera gustado hablar antes entre todos", ha pedido tras recordar que todas las entidades acumulan décadas de interlocución con el Ayuntamiento.

Esta asociación vecinal está adherida a la FAVB pero no fue informada hasta el último momento. "Si todos sacamos el memorial de agravios no acabaremos nunca", ha respondido el coordinador del Centro Social de Sants, Jordi Falcó. A su lado se ha sentado Josep Corominas, de la plataforma Adéu Can Vies, que se creó a raíz de la recogida de firmas que se produjo en mayo de 2014, después del fallido intento del ex alcalde Xavier Trias de derribar el edificio, que se saldaron con cinco días de disturbios.

En el trasfondo de todo está la tercera fase de la reforma urbanística vinculada al cajón que cubre las vías del tren. Primero se urbanizó el lado montaña de la calle de Antoni de Capmany, luego se convirtió el Rambla la parte superior del cajón. Falta la tercera fase, el lado mar de la mole de cemento. Sobre el papel, el plan que debería ejecutarse es el PAU (Plan de Actuación Urbanística) de 2003. Prevé derribar tres conjuntos de fincas, entre ellas Can Vies, donde debería construirse una de las rampas de acceso al cajón. Y prevé también urbanizar la zona y calles donde hay problemas sociales, como la de Burgos. En la necesidad de trabajar en esta calle --donde también están previstas expropiaciones y hay complejas situaciones socioeconómicas-- es el único punto en el que hay consenso entre el entorno.

También vale la pena recordar que el Centro Social de Sants tiene cierta legitimidad para lanzar propuestas sobre el futuro del centro social okupado, porque su papel fue clave para que cesaran los disturbios de hace casi tres años. Su presidente, Josep Maria Domingo, recordó que el plan en el lado mar del cajón está "encallado desde 2003" y que es hora de agilizarlo. "Queremos que la administración haga una revisión de los solares mediante una modificación del PGM", ha dicho, conocedor de que el gobierno de la alcaldesa ya ha dejado claro que es partidario de indultar Can Vies.

Jordi Falcó, coordinador del centro social, ha insistido mucho en "la tragedia más grande, el lado humano de los vecinos de la calle de Burgos, que quedan fuera del foco". Pero incluso los convocantes del acto han puesto el foco en el entorno inmediato del cajón. "Proponemos la desafectación (de 18 viviendas y 12 locales) e iniciar el proceso de participación ciudadana para mejorar el dibujo existente, que es de hace 14 años y a nuestro entender ha caducado", ha afirmado. La presidenta de la FAVB, Ana Menéndez, ha resaltado que la propuesta presentada es "abierta, no cerrada, pretende desencallar un conflicto que se arrastra desde hace demasiado tiempo y afecta demasiada gente".

El Ayuntamiento ha respondido que "se estudiará" la propuesta de las entidades y que son partidarios de "máximo diálogo para cerrar una herida abierta y evitar politizar de nuevo la solución de Can Vies". "Tiene que venir de los vecinos, el consistorio acompañará", ha afirmado un portavoz del distrito de Sants-Montjuïc.

Más información