Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE

Alfabetización audiovisual

La II Muestra Internacional de Cine Educativo llega a Madrid reivindicando el pensamiento crítico

Desde el mismo instante en que nos levantamos somos bombardeados por imágenes: en redes sociales, en el móvil, en la tele, en el ordenador... Ante este panorama, ¿por qué no dotar a las nuevas generaciones de las herramientas necesarias para ser críticos ante estos mensajes? Es decir, educar sobre el valor de las imágenes. Ese es uno de los objetivos de la II Muestra Internacional de Cine Educativo (MICE), que se celebra en Madrid (hasta el próximo 17 de marzo). Una actividad cultural dirigida a escolares, pero abierta también al público general.

Un grupo de chavales durante uno de los talleres de MICE.
Un grupo de chavales durante uno de los talleres de MICE.

Los trabajos que se pueden ver en MICE son, en su gran mayoría, realizados por niños, niñas y jóvenes de todas partes del mundo. Aunque también hay de profesionales, para Nuria Coco, de La Claqueta, entidad organizadora del evento, “lo más interesante es permitir a los chavales dar voz a su propio universo y explicarlo con imágenes”.

Tras cinco ediciones, una celebrada en Madrid y el resto en Valencia, el festival —de carácter pedagógico e internacional— vuelve a la capital con medio centenar de películas, de 15 países diferentes y con India como país invitado. MICE pretende abordar aspectos como la alfabetización audiovisual y los retos a los que se enfrenta el colectivo docente. Desde Las Espigadoras, agencia de gestión cultural especializada en cultura audiovisual (y que participa en una mesa redonda de MICE), creen que “es completamente necesario formar al alumnado sobre este conocimiento”. Para ello promueven el uso del cine en las aulas. “Este tipo de arte es un recurso muy valioso para despertar el pensamiento crítico de los alumnos y alumnas con respecto a las imágenes que les rodean”, explica su directora Helena Fernández. Las Espigadoras son las impulsoras de AulaFilm, plataforma —todavía en fase beta— que facilita a los centros educativos un catálogo de cine cuya selección se basa en criterios pedagógicos y culturales.

Hernández afirma que “todavía hay muchas barreras económicas y regulatorias para implantar una herramienta como AulaFilm”. Sin embargo, para Las Espigadoras es algo tan básico como tener una biblioteca: “Los colegios e institutos deben tener cinetecas amplias porque el mundo actual es audiovisual”.

El año pasado, cerca de 2.000 personas participaron en alguna de las actividades (talleres, mesas redondas...) anexas a MICE, y que también están programadas para este año. Aunque el centro cultural Daoíz y Velarde (Avenida Ciudad de Barcelona, 162) será la sede principal del evento, los 21 distritos madrileños tendrán protagonismo. Así, en varios centros culturales (de Carabanchel, Chamartín, Usera, Moratalaz, Retiro, Latina y Centro) se proyectará una selección de cortometrajes, realizados por profesionales, que compiten en el festival y que estarán abiertos al público.

Pero el verdadero jurado son los alumnos y alumnas, de todas las edades (desde tercero de primaria) y provenientes de varios centros de Madrid. Ellos elegirán al ganador de MICE. “Los chavales pueden ofrecer una perspectiva muy interesante si se les permite ver otro tipo de cine”, apunta Coco, “el año pasado nos sorprendieron con la película que escogieron como ganadora: un cortometraje croata con subtítulos”.