Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurado juzgará el asesinato de la viuda del expresidente de la CAM

La policía cree que el yerno detenido ensayó el crimen unos días antes

Policías frente a la casa de María del Carmen Martínez.
Policías frente a la casa de María del Carmen Martínez.

Miguel López, principal sospechoso del asesinato de la viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala, se verá las caras con un tribunal ciudadano. Así lo ha acordado hoy el magistrado que dirige la investigación, José Luis Lafuente, en un auto por el que transforma las diligencias previas en una causa con jurado popular, según han informado fuentes judiciales. Mientras tanto, el presunto asesino cumple este lunes su cuarta noche en el centro penitenciario de Fontcalent, en Alicante, donde ingresó por orden del magistrado el pasado viernes. Las pesquisas policiales le señalan como el autor de los dos disparos que causaron la muerte a su suegra el pasado 9 de diciembre en el concesionario de coches que él regenta, Novocar. Los agentes creen que ensayó el asesinato cuatro días antes en el lavadero del negocio, el mismo lugar donde la víctima fue después tiroteada.

Según la investigación, el yerno pretendía así evitar que María del Carmen Martínez cediese todo el poder sobre las empresas familiares a su único hijo varón, Vicente Sala, en detrimento de sus otras tres hijas. López, que está casado con la hija menor de la fallecida, ha mantenido en todo momento que es inocente. En su declaración judicial alegó que la muerte de su suegra no le reportaba ningún beneficio y alegó que él es una persona solvente que cuenta con recursos económicos propios más que suficientes.

Los agentes han presentado al juez instructor una batería de indicios que a su juicio descartan la implicación en el asesinato de cualquier otra persona que no sea el arrestado. Esos indicios consisten, fundamentalmente, en el comportamiento anómalo que supuestamente habría exhibido en los momentos previos y posteriores al crimen. Recogen también supuestas contradicciones respecto a lo declarado por otros testigos, según fuentes jurídicas. Y destacan sus conocimientos sobre armas —practica tiro olímpico—, que presuntamente le habrían permitido manipular munición y acoplar un silenciador a la pistola empleada para acabar con la vida de la viuda de Sala. Ese arma, que no ha sido localizada, podría ser muy antigua, probablemente objeto de coleccionistas, y no estar por tanto registrada, de acuerdo con los informes de balística.

En cualquier caso, el sumario, según la defensa, no recoge ninguna prueba concluyente sobre la autoría del crimen. Por esa razón, su abogado, José Antonio García Sánchez, anunció el pasado viernes que esta misma semana recurrirá el auto de encarcelamiento. El letrado se declaró "anonado" por la decisión judicial, que calificó de "disparate" y acusó a la policía de atar "elementos sueltos" a partir de la reconstrucción del crimen y de las declaraciones de testigos para fabricar una hipótesis inculpatoria.

Mari Carmen Martínez recibió dos disparos a quemarropa sobre las 18.30 horas de pasado 9 de diciembre. La mujer había quedado con su yerno para ir a recoger su vehículo, un todoterreno Porsche Cayenne, al concesionario, después de una revisión rutinaria. La policía sostiene que el propio sospechoso movió el coche y lo aparcó dentro del lavadero del establecimiento, un lugar desprovisto de cámaras. Cuando la mujer llegó, él mismo le dio las llaves, la acompañó al vehículo y le descerrajó dos tiros cuando ya se había sentado al volante.

Los investigadores se centraron en un primer momento en el núcleo familiar y en la guerra fratricida que se vivía en su seno por el control de las empresas. En estos dos meses, la policía se ha entrevistado con multitud de parientes, empleados y allegados a la fallecida. Ha pinchado los teléfonos móviles de sus hijos. Ha buceado en las actas de las juntas directivas y consejos de administración de empresas y sociedades. Y todas esas averiguaciones han conducido hasta López. Los agentes del grupo de Homicidios de la comisaría provincial de Alicante lo detuvieron el pasado miércoles. Registraron su vivienda y encontraron algunas armas en su poder, pero todas eran legales con arreglo a su licencia de tiro deportivo.

La detención del yerno ha ahondado más si cabe en la división de los Sala. El hijo mayor, Vicente Sala, está personado en la causa judicial como acusación particular con su propio abogado, Luis Corno. Sus hermanas, en cambio, designaron a otro letrado para representarles, José Antonio García Sánchez, el mismo precisamente que ahora ejerce la defensa del principal y único sospechoso.

Más información