Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del telón del Liceo durante un ensayo fuerza a revisar la seguridad

El sindicato CGT denuncia opacidad en la dirección del teatro y lleva el accidente a Inspección de Trabajo

Una imagen de los ensayos de la ópera 'Werther' que se vio en el Liceo.
Una imagen de los ensayos de la ópera 'Werther' que se vio en el Liceo.

La caída del telón de boca sobre el escenario del Liceo el pasado 13 de enero ha derivado en un debate entre los trabajadores del teatro y la dirección sobre la prevención y la seguridad en el trabajo. Fueron 1.500 kilos de peso del telón los que cayeron justo cuando ya había finalizado el ensayo general de la ópera Werther que se estrenó dos días después.

El hecho ha sido denunciado por la sección sindical de CGT del Liceo en la Inspección de Trabajo. El comité de empresa del teatro está recabando toda la información sobre lo ocurrido y, especialmente, sobre si todos los mecanismos del escenario son seguros. El Liceo, por su parte, preguntado por este periódico asegura que a raíz de aquel accidente se revisó todo el sistema de barras de la maquinaria escénica.

Sin embargo, para algunos trabajadores la duda de la seguridad sigue abierta. Y en una carta de la sección sindical de CGT del Liceo se denuncia que el sistema de la barra del telón ya había avisado “en diferentes ocasiones” a lo largo del mes anterior.

En una reunión del Comité de Seguridad y Salud Laboral realizada tres días después del accidente, la empresa informó de que se había producido una “negligente” intervención sobre el mecanismo, una manipulación que anuló la detección de posibles anomalías de funcionamiento, según la denuncia sindical que prosigue afirmando que se mantuvo la situación de riesgo. En una reunión por el mismo motivo del Comité de Seguridad de la semana pasada, el sindicato insiste en que no se han aclarado las preocupaciones sobre la seguridad y la falta de prevención.
Después de que cayera el telón —a 30 centímetros de un trabajador, según la denuncia— el Liceo introdujo variaciones en su programa, que afectaron a las funciones de IT Dansa, La casa flotant (Petit Liceu) y Werther para realizar una “revisión del sistema de barras de la maquinaria escénica del teatro, después de una avería”. A preguntas de este periódico no se aclaró qué elemento se había caído.

Pruebas de esfuerzo

El Comité de Empresa del Liceo considera que lo que se requiere en este caso es el dictamen de técnicos e ingenieros independientes que determinen si los sistemas de sujeción de las barras del escenario —además de la iluminación accionan otros elementos— son seguros o no y por ello solicitó al Departamento de Empresa de Industria y Energía de la Generalitat que designe uno.
Un portavoz del Comité de Empresa apuntaba ayer que una de las cuestiones que plantean es la falta de un plan de revisiones de esa maquinaria, especialmente del software informático que la dirige.

Con posterioridad al accidente, se han hecho pruebas de esfuerzo que, en opinión de miembros del Comité, no tienen nada que ver con la caída del telón; “No se trata de un problema mecánico sino de los sistemas informáticos”.

En todo caso, el Liceo no da por cerrado el episodio ya que estos días se han producido otras revisiones por parte de los técnicos que diseñaron los motores y por la empresa matriz de las barras de sujeción, según apuntan trabajadores del teatro.
Desde el Comité se señala que en los años de crisis el capítulo de mantenimiento de toda la maquinaria del teatro también se ha resentido: “Hace años la partida del presupuesto para ello era mucho mayor que ahora y está claro que cuanto más años tienen los sistemas se necesita más control y, por tanto, más recursos”. Fuentes del Liceo niegan que se haya recortado nada en el capítulo de seguridad y prevención de riesgos laborales y que se cumplen de forma estricta todos los protocolos.