Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nou Barris tiene el 37% de los pisos ocupados de Barcelona

El PP alerta de que la ocupación de pisos ha aumentado un 60% con Colau

Protesta de la PAH en una oficina de vivienda de la Generalitat.
Protesta de la PAH en una oficina de vivienda de la Generalitat.

El distrito de Nou Barris de Barcelona, el que concentra las rentas más bajas, vuelve a estar en la cabeza de un indicador negativo: en este caso, las ocupaciones de viviendas por parte de familias que no pueden pagar una hipoteca o un alquiler. Los datos del Ayuntamiento indican que en la ciudad había en junio del año pasado, 1.065 pisos ocupados. De estos, más de un tercio, 395, corresponden a Nou Barris, la zona que alberga barrios como Ciutat Meridiana, donde la ocupación es frecuente. El 17% de pisos ocupados está en Sant Andreu, distrito con otro barrio con abundantes ocupaciones, Trinitat Vella; y un 12%, en Ciutat Vella.

La cifra la reveló el líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, a raíz de una pregunta hecha por el partido al gobierno. Del total de ocupaciones, el 85% son de pisos de bancos, y el resto de particulares (12,6%) y vivienda pública (2,3).

“En cada escalera hay tres o cuatro pisos ocupados, en otras todos, como en los bloques de al lado de la escuela [Ferrer i Guardia]”, dice un mecánico de la avenida de Vallbona de Ciutat Meridiana. “Los okupas atraen a los problemas, pinchan la luz, el agua…”, lamenta. El propietario del bar La Flauta da en el clavo: “Este barrio fue muy castigado por los desahucios, los bancos dejaron pisos vacíos y ahora somos uno de los lugares de España con más okupas”. El hostelero se ha planteado “mil veces dejar de pagar y ocupar”, pero dice que prefiere “vivir tranquilo”. En la calle, un cliente admite con vergüenza vivir “de okupa”. “No tenía donde ir, tengo familia y ahora estoy en manos de la asistenta social”, se justifica. Los vecinos ven, oyen pero prefieren “no meterse en líos, hay mafias que abren los pisos”, cuenta, casi susurrando, una jubilada.

Albert Recio, de la coordinadora de asociaciones de vecinos y entidades de Nou Barris, argumenta: “En un barrio donde los desahucios de los bancos marcaron una cifra récord también hay una cifra elevada de ocupaciones. Es donde hay pisos, no van a ir a Sarrià”. Para Recio el caso de Ciudad Meridiana es sintomático de un tipo de política habitacional. Fili Bravo, presidente de la Asociación de vecinos de Ciutat Meridiana, defiende: “A todos les gustaría pagar el alquiler pero los pobres no tenemos la culpa. El que pasa hambre hace lo que puede”.

Alberto Fernández Díaz remarcó ayer que las 1.065 ocupaciones en junio de 2016 supusieron un aumento de un 60% respecto a finales de 2015 (642). Fernández Díaz acusó a la alcaldesa: “Su política está multiplicando el fenómeno y genera un efecto llamada”. El popular reclamó que el Ayuntamiento cree una oficina de asesoramiento a los afectados por ocupaciones.

Parte del aumento del que alertó el concejal del PP corresponde, sin embargo, a que en 2016 el recuento ofrece más fuentes. Las cifras de 2015 corresponden sobre todo a pisos de entidades financieras ocupados que figuran en el Registro de Viviendas Vacías y ocupadas de la Generalitat y el recuento de cinco distritos; además de expedientes de las Oficinas de Vivienda. En 2016, a estas dos fuentes se añaden los datos de los que disponen los Servicios Sociales, la unidad contra los desahucios UCER, los juzgados, la PAH o asociaciones de vecinos.

Al ser preguntado por las cifras, un portavoz de la concejalía de Vivienda del Ayuntamiento aseguró que los datos de los que dispone el PP son erróneos y que así se comunicó al partido. En un comunicado posterior, el Consistorio cifra en 869 los pisos ocupados (más del 80% de entidades), sin desglosar otros propietarios de las viviendas ni distritos. El Partido Popular niega tener comunicación sobre el error y asegura que esta otra respuesta corresponde a otra pregunta distinta.

Ante las cifras, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) aseguró que se quedan cortas y que el total de pisos ocupados en la ciudad es muy superior. “Estas cifras solo muestran a la gente que se acerca a la administración y ahora hay mayor detección de ocupaciones porque hay más servicios atendiendo problemas de vivienda”, afirma el portavoz de la PAH, Carlos Macías.