El dueño de la Momumental descarta, “de momento”, corridas de toros

Los taurinos aseguran que la decisión del grupo Balañá se debe a motivos "sociales y políticos"

Cabeza de toro, en el bar Bretón de Barcelona.
Cabeza de toro, en el bar Bretón de Barcelona.Joan Sánchez

“De momento, el Grupo Balañá no contempla la cesión de la plaza de toros Monumental de Barcelona para celebrar espectáculos taurinos”, así cerró ayer un portavoz de la empresa propietaria del coso la posibilidad de que las corridas de toros regresen a la capital catalana.

La Federación de Entidades Taurinas de Cataluña (FETC) emitió un comunicado donde revelaba que el 1 de febrero se reunieron con Pedro Balañá Mombrú. El empresario les comunicó que ,“de momento”, ni como empresa titular y propietaria de la misma “ni tampoco en régimen de arrendamiento” se programarán corridas. Según la FETC, la decisión de Balañá “atiende tanto a consideraciones jurídicas como sociales y políticas”. 

El Tribunal Constitucional anuló el pasado 20 de octubre la ley catalana que prohibía las corridas. La afición celebró el fallo un mes más tarde con ganaderos y diestros en el restaurante La barca de Salamanca, en la Barceloneta. Tenían claro que el objetivo era reabrir la Monumental, pero Balañá no acudió a la cita. La FETC sabe que en Cataluña sólo se pueden celebrar festejos en el coso barcelonés, ya que la plaza de Tarragona no cumple con la normativa y la de Olot está inmersa en un litigio. El silencio del propietario se perpetuó.

El pasado 12 de enero, Pedro Balañá, que además de la Monumental es propietario de varias salas de cine, fue nombrado miembro de honor de la academia de cine catalán. Balañá se fotografió con destacados antitaurinos e incluso con Ada Colau. El presidente de la FETC, Paco March, criticó la aparición del empresario junto a los miembros de la academia y que en cambio estuviera “desaparecido” para la FETC. Lo que esperaban se materializó días más tarde cuando Balañá les anunció que no iba a programar festejos. La federación taurina criticó ayer la “falta de coraje de la Casa Balañá para afrontar el desafío de abrir la Monumental […] Que el crispado e incierto escenario social y político catalán invite a la prudencia no debería significar la renuncia a ejercer derechos inviolables reconocidos en la Constitución”. La FETC no pierde la esperanza: “Si ese “de momento” algún día cambia… Aquí estaremos. Aquí seguiremos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS