Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona quiere ser marca de cine

El Ayuntamiento destina 1.437.000 euros al sector audiovisual, especialmente para mejorar la Film Comission y crear un mercado de derechos audiovisuales

Los actores Daniel Rojo y Eduardo Gómez en el mercado de l'Abaceria en el rodaje de Anacleto. Ampliar foto
Los actores Daniel Rojo y Eduardo Gómez en el mercado de l'Abaceria en el rodaje de Anacleto.

“Barcelona no tiene todavía un festival de cine potente, hay muchos pero todavía no tiene uno que se identifique con la ciudad”. La frase la pronunció ayer el segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, en la presentación a la prensa de un medida de gobierno que supondrá el incremento de la dotación de los recursos municipales al sector audiovisual de 500.000 euros, hasta llegar a 1.437.000 para este año. La medida de gobierno se aprobará en el plenario de la semana que viene, como otras, pero el regidor responsable del ámbito cultural no perdió la ocasión para convocar a los medios con el ánimo de dejar claro que dentro de las competencias municipales —que en el caso del sector audiovisual no son muchas— el consistorio también colabora y más desde que él es el regidor.

Ese apoyo al sector audiovisual se traducirá en un incremento de recursos, parte de los cuáles —340.000 euros— se destinarán a la coordinación y promoción de festivales de cine. Con todo, la parte mayor de la inversión, 360.000 euros, irá destinada a la convocatoria de un concurso de gestión de la Barcelona Film Commission que es la entidad que organiza todo lo relativo a los rodajes que se hacen en la ciudad. Que son muchos, especialmente en el sector de la fotografía y el espot publicitario.

El número de rodajes prácticamente se ha duplicado desde 2010 y se ha pasado de los 1.682 de ese año a los 3.300 de 2015. Por ejemplo, la gran mayoría de anuncios publicitarios de coches de diferentes marcas de Europa se ruedan en Barcelona, especialmente en el distrito de Sant Martí. En relación con esos rodajes, las productoras audiovisuales no están del todo conformes ni con las tarifas que cobra el consistorio ni con la complejidad en la tramitación de los permisos. “Se reforzará la dotación y se creará la ventanilla única para agilizar los trámites, además de tratar de todos los temas que puedan exponer los profesionales del sector”, comentó el edil. El consistorio destinará otros 237.000 euros a un convenio con BTV —televisión 100% municipal— con el que se firmará un contrato programa para, entre otros puntos, ampliar las programaciones que den salida a la creación audiovisual emergente producida por jóvenes y la promoción de proyectos de investigación e innovación.

Acompañado por el gerente del departamento, Valentí Oviedo, y del asesor Xavier Marcé, Collboni subrayó que se trataba de un conjunto de medidas “muy diversificadas para potenciar una industria y un sector de la ciudad consolidado y maduro que se encuentra ante un cierto boom”.

Y en esa línea se creará un mercado bianual de derechos audiovisuales que, según Marcé, podría estar operativo en 2018, tras mantener que la capacidad de generar derechos propios es notable en Barcelona, una ciudad con un importante sector editorial, determinante a escala iberoamericana, mientras que en el cómic lo es a escala mundial. A su juicio, Barcelona podría liderar a escala internacional un “mercado de derechos cruzados tanto en castellano como en catalán. La impresión es que debemos hacerlo deprisa ante la llegada al país de nuevas plataformas”, concretó.