Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘comunes’ apuestan por una república social catalana

El partido de Colau prepara las ponencias fundacionales de la nueva formación

Xavier Domènech (i) con Íñigo Errejón, el pasado miércoles.
Xavier Domènech (i) con Íñigo Errejón, el pasado miércoles.

Los Comunes, la confluencia de la izquierdas que impulsa Ada Colau y agrupará a Podem, ICV, EUiA y Barcelona en Comú defienden en el borrador de su ponencia sobre "soberanía nacional" la creación de una "república social, democrática y ambientalmente justa" en Cataluña.


El grupo promotor de la nueva formación se reunirá este domingo para aprobar los borradores de las seis ponencias que se discutirán en el proceso participativo que arrancará el 29 de enero con un acto en las Cotxeres de Sants de Barcelona con la presencia de Xavier Domènech, portavoz del proceso.

El texto de la ponencia sobre "soberanía nacional", avanzado este viernes por El Periódico subraya que los catalanes constituyen una "comunidad política soberana con el derecho irrenunciable a determinar libremente" su futuro "a través de un referéndum, que debería ser efectivo, con reconocimiento y garantías".

Los Comunes señalan que "históricamente Cataluña se ha ido configurando como una realidad nacional, es decir, como una nación, en un constante proceso de transformación y mestizaje que la ha construido y articulado".

"Apostamos por la creación en Cataluña de una república social, democrática y ambientalmente justa, como máxima expresión y realización de su soberanía nacional", subrayan. Esta república "debe construirse en relación fraternal con el resto de pueblos de la Península", con "capacidad de compartir soberanías con un Estado que debe desarrollar plenamente su carácter plurinacional".

No es la primera vez que los Comunes apuestan por la creación de una república catalana que después defina su relación con el resto de territorios, pues esa propuesta ya la recogían en el programa con el que la colación En Comú Podem compareció a las últimas elecciones generales. Ahora, parte de aquel programa se llevará a las ponencias que servirán para crear el nuevo partido.

Según las confluencias, "hay que activar procesos constituyentes que se refuercen mutuamente tanto en Cataluña como en España y que tengan en su centro el derecho al ejercicio de la autodeterminación de los pueblos".

El borrador de ponencia denuncia la "sustracción constante de soberanía popular en favor de poderes públicos o privados con poco, cuando no nulo, control democrático".  A su juicio, el "proceso de ruptura de la Constitución territorial de 1978", simbolizado por la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 que recortó el Estatut y por la "recentralización practicada por
el Estado", ha llegado a "un punto de no retorno".

"Para una amplia mayoría de catalanes y catalanas, ya no se trata de revisar el pacto del 78, sino de iniciar un camino nuevo. Hacemos nuestra y queremos actualizar la tradición mayoritaria del republicanismo catalanista y de las clases populares catalanas a partir de la defensa de soberanías plenas y, a partir de aquí, libremente compartidas", remarcan