Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores descoloca con su marcha a los socios del principal centro de estudios catalán

El presidente del Cidob quiere abrir “una reflexión sobre los conflictos territoriales”

El ministro de Asuntos exteriores, Alfonso Dastis.
El ministro de Asuntos exteriores, Alfonso Dastis. EFE

El portazo del Ministerio de Exteriores ha descolocado a los patronos institucionales del Cidob, el principal centro de estudios sobre política internacional de Cataluña. La salida de la diplomacia española de este think tank alegando su excesivo escoramiento hacia el soberanismo ha sido recibida con sorpresa por el Ayuntamiento de Barcelona y con silencio por la Generalitat y por Antoni Segura, el nuevo presidente de la entidad. El Cidob destaca que todavía no ha recibido el comunicado oficial del ministerio. El Gobierno catalán y la Diputación de Barcelona prefieren no opinar hasta que se confirme la baja.

“Nos sorprende que el Ministerio de Exteriores haya tomado una decisión tan drástica”, afirma una portavoz del primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Esta añade que “el Ayuntamiento seguirá trabajando para reforzar el Cidob y garantizar que es un think tank de reflexión solvente, rigurosa y plural sobre asuntos de relevancia internacional, más allá de coyunturas políticas puntuales”.

EL PAÍS avanzó ayer que Exteriores abandona el Cidob porque este ha dejado al ministerio al margen en las negociaciones para elegir al nuevo presidente y ampliar el patronato. El hecho de que Segura señalara como foco de estudio “las tensiones territoriales” también ha dado a entender al Gobierno central que el Cidob será utilizado para tratar de internacionalizar el proceso de independencia de Cataluña.

Independentismo

Antoni Segura, en declaraciones a 8TV, insistió ayer en que el Cidob tiene que abrir “una amplia reflexión” sobre “los conflictos territoriales”, refieriéndose a Cataluña pero también a Escocia, Flandes e Irlanda del Norte.

La crisis del grupo se desencadenó hace ocho meses cuando Carles Gasòliba abandonó la presidencia aduciendo presiones de la Generalitat para que el Cidob sea un instrumento del independentismo. La reunión del patronato que aprobó el nombramiento de Segura como presidente se celebró el pasado 12 de enero. El Ministerio de Exteriores asegura que fue informado de los cambios solo un día antes. La selección de Segura fue acordada entre el Departamento de Exteriores de la Generalitat, el Ayuntamiento y la Diputación.

Pep Ribera, patrono y fundador del Cidob, relativiza la salida del ministerio: “No es una pérdida importante, y no solo desde el punto de vista económico sino en la práctica. Teníamos que insistir mucho para que se implicaran; su papel es muy superficial”, dice. Ribera destaca que el Gobierno central se fue desmarcando del Cidob mientras apostaba por el Instituto Elcano de Madrid. Pero él también critica el proceso de selección de Segura: “Con su nombramiento se han equivocado mucho porque no se ha tenido en cuenta a los patronos, y los estatutos establecen que quien decide son los patronos”.