El mundo entero en una mujer

La Orquesta Nacional de España trae a Madrid la versión en concierto de la ópera Elektra de Richard Strauss

La Orquesta Nacional de España no es la primera vez que deja a Madrid con la boca abierta con óperas en versión de concierto. Pero lo que trae esta vez es una partitura desgarrada firmada por Richard Strauss. La maravilla de Elektra es la de renovar una tragedia de Sófocles con una actualidad y una fuerza que no aniquilan su arcaico encanto y su tragedia absoluta. A la batuta estará el director titular David Afkham y la soprano estadounidense Lise Lindstrom encabezará una larga lista de artistas para una noche que promete.

Elektra encierra en su libreto –obra de Hugo von Hoffmannsthal- y su partitura un abanico que abarca todas las pasiones que un ser humano puede vivir y sufrir. El dolor intenso, la ira, el odio que conduce a la locura, la despiadada venganza, la crueldad y el amor, la inocencia y el desastre. Todo está contenido en el corazón de la princesa micénica y en un solo acto. En esta ópera, Strauss viaja al corazón de la mujer que ve cómo su madre y su amante asesinan despiadadamente a su padre y empieza a planear una venganza tejida con rencor.

La música es compleja y vistosa, y en esta versión de concierto, podremos verla –sí, la música puede verse- con más nitidez construyendo la tragedia bloque a bloque hasta desembocar en esa danza demencial de Elektra tras la cual la princesa se desploma muerta una vez consumada la venganza. Los contrastes musicales se encadenan y chocan en la orquesta y en el conjunto de voces como olas que embisten un espigón, hasta que en los últimos compases de la obra los gritos de la hermana de Elektra rompen la noche siniestra de los cadáveres y las trompetas. Y tras el timbal, todo enmudece. Y deja en el alma un hueco, como podrán comprobar el próximo viernes en el Auditorio Nacional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS