Mas anuncia al PDECat su voluntad de no ser candidato sin cerrar la puerta

El presidente del partido pidió que, tras la renuncia de Puigdemont, "nadie" puede excluir ser cabeza de cartel

Carles Puigdemont y Artur Mas en la reunión del PDCAT el pasado lunes.
Carles Puigdemont y Artur Mas en la reunión del PDCAT el pasado lunes.ALEJANDRO GARCIA (EFE)

Artur Mas no tiene intención de ser el próximo candidato del Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat) en unas elecciones autonómicas. Así se lo comunicó al comité de Gobierno de la formación el pasado lunes, en el que, sin embargo, no cerró la puerta a presentarse, aunque es una opción que considera remota. Fuentes próximas al presidente del partido señalaron ayer que Mas hizo una reflexión más amplia en la que remarcó que, una vez Puigdemont confirma que no quiere seguir, “nadie del partido se puede descartar. Y nadie es nadie”.

Más información

Mas mostró su negativa el lunes, poco después de que la vicepresidenta de la formación, Neus Munté, alentara las especulaciones afirmando en TV3 que él sería “un grandísimo candidato”. Y las remachó en una entrevista ofrecida al diario balear Última Hora, publicada ayer. “Solo me presentaré a la presidencia del Estado catalán”, afirmó, con lo que cerraría la puerta a concurrir a unas elecciones autonómicas. Esa, la posibilidad de concurrir como líder de la formación neoconvergente si se declara la independencia, es una de las excepciones que ha insinuado Mas que podría activarle como candidato.

El expresidente de la Generalitat asumió el liderazgo de la candidatura de Junts pel Sí a finales de 2015, que suma al PDECat y a ERC, con su compromiso de no volver a presentarse. Después, sin embargo, una vez apartado de la investidura por la CUP, señaló que con su renuncia se consideraba liberado de esa promesa, con lo que abría la puerta a presentarse. Las fuentes citadas explicaban ayer que ese factor continúa en vigor.

Pero actualmente existe otro elemento a tener en cuenta y ese no es otro que el juicio por desobediencia y prevaricación por su participación en la organización y celebración de la consulta independentistas del 9-N. Mas está convencido de que será inhabilitado y que su candidatura quedará desarmada.

La confirmación de Puigdemont de querer cerrar su etapa como presidente autonómico y no optar a una reelección ha agravado la incertidumbre en la que está sumido el partido. A la pérdida de un candidato consolidado se suma que la organización se enfrenta al reto de darle la vuelta a las encuestas y empezar a crecer en intención de voto. Y, en esta situación, a la joven dirección no le queda otra alternativa que ganar tiempo hasta encontrar el candidato más apropiado, que tendrá que pasar por el tamiz de las primarias. Por ello trata de desactivar el debate —en el comité de dirección se demandó a sus miembros no avivarlo— y centrarse en el objetivo del bloque independentista del referéndum.

El silencio demandado por la dirección es equivalente a la petición de Mas de que “nadie” se borre como posible candidato. Se persigue el fin común de salvar a la formación en ocho meses que se prevén de alto voltaje político.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción