Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE

Una película para vivirla

El pasado noviembre se programó en Madrid la primera sesión de cine inmersivo, experiencia en la que la película cobra vida

Museo del Ferrocarril ambientado en el Chicago de los años treinta y donde se proyectó la película 'Los intocables de Eliot Ness'.
Museo del Ferrocarril ambientado en el Chicago de los años treinta y donde se proyectó la película 'Los intocables de Eliot Ness'.

Gabardinas largas, tocados con plumas, guantes, sombreros y petacas defilan en los alrededores del Museo del Ferrocarril. Personas de diversas edades, la mayoría en grupos o en pareja, se van acercando a la antigua estación. “¿Vais a una fiesta de disfraces?”, pregunta un niño curioso que rápidamente es reprimido por su madre. “Vamos al cine”, contesta misterioso Guillermo Agudo. “En realidad no puedo decir más porque no estoy seguro ni de la película que vamos a ver”, explica. “Me ha invitado mi novio y lo único que me ha dicho es que me tenía que vestir estilo el Chicago de los años treinta”, agrega a las puertas de la estación. “¿Eres de Eliot Ness o de Capone?”, pregunta en bajo un joven escondiendo la mirada bajo una gorra. Una vez elegido el bando, comienza el espectáculo: una sesión de cine inmersivo.

“El cine inmersivo es aquella experiencia en torno al título de una película en la que el espectador forma parte de la historia”, cuenta Eliana Tapia, directora de Spectacular!, empresa organizadora del evento. “Es la primera vez que se hace algo así en Madrid y en España”, añade Tapia, “durante cinco horas, los espectadores van a vivir algo totalmente nuevo e increíble relacionado con la película que se emite”. En esta ocasión Los Intocables de Eliott Ness, dirigida por Brian de Palma y protagonizada por Kevin Costner y Sean Connery, que se llevó el Óscar como mejor actor secundario.

“En los años treinta la barba no está bien vista”, dice el barbero a la pareja de Guillermo Agudo. “Luego puedes pasar por la barbería y te dejaremos perfecto para la época”, anima. Pero antes de adentrarse en la recreación de Union Station de Chicago, que el equipo de Spectacular! —180 personas que han trabajado durante varios meses— ha realizado en el Museo del Ferrocarril, los invitados, en total 1.500, deben correr para no llegar tarde a la rueda de prensa que el jefe de la policía metropolitana va a dar.

Una de las recreaciones durante el espectáculo de cine inmersivo. ampliar foto
Una de las recreaciones durante el espectáculo de cine inmersivo.

“Las calles de Chicago son peligrosas estos días debido a la mafia que trafica con alcohol y a las apuestas ilegales”, cuenta el jefe de policía, “por eso hemos incrementado nuestros efectivos”. “Tengan cuidado y espero que no lleven bebidas encima”, avisa bajo una leve llovizna. “Al principio estaba un poco desubicado”, confiesa Agudo, “pero una vez que te metes en el tema es muy interesante; te sientes como en un teatro, pero siendo parte del espectáculo”. Es complicado diferenciar a los invitados de los actores; formado por un elenco de 40 artistas, con su correspondiente director, y que desempeñan varios personajes en una veintena de escenas durante las casi dos horas que dura el espectáculo viviente previo al visionado de la película. “No pretendemos recrear la trama de la película sino reinterpretar algunas escenas míticas y recrear el ambiente desarrollando una experiencia paralela en torno al universo que proponga cada título”, cuentan desde Spectacular!.

Mientras los invitados que forman parte del equipo de Capone intentan pasar un cargamento de wisky entre los trenes de la estación, el equipo de Ness y el FBI les dan caza. Se desata un tiroteo provocando una estampida que acaba en uno de los locales del mafioso: “Aquí se puede beber. Y no se preocupen por la policía”, anima un barman que reparte fichas para apostar en alguna de las mesas donde se juega a la ruleta o la cartas. Una redada interrumpe el divertimento para dar paso a la cena (incluida en la entrada, que costaba 62 euros) en una serie de puestos ubicados en uno de los andenes de la estación.

Nuevas sesiones en 2017
“Esto es una prueba”, explican desde Spectacular!, “en 2017 queremos organizar tres o cuatro pases”. Cuando se les pregunta sobre los títulos no dicen nada: “Regreso al Futuro es una de las opciones que barajamos”, cuentan con cierto secretismo.

Tras una pelea ilegal, sobre un ring de boxeo, y en la que también se podía apostar por uno de los púgiles, llega la hora de la película. “No la había visto”, reconoce Guillermo Agudo. Su novio ya no luce barba sino un bigotito tras haber sido rasurado, “a chuchilla”, por el barbero. “Más años treinta”, apunta jocoso. “Es una experiencia muy divertida y original”, resume Agudo en la fiesta después de la película en la que toca una banda en directo. Sostiene un gin tonic en la mano: “No lo digas muy alto no vaya a ser que haya algún policía infiltrado”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram