Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Estáis desnudos

La concejal portavoz de cultura del grupo municipal socialista, Mar Espinar, lamenta que Ahora Madrid no tenga en cuenta al PSOE, sin el que no puede aprobar nada

En las elecciones municipales del 2015 Ahora Madrid (AM) no obtuvo la mayoría suficiente para gobernar. Me temo que, en política y en fútbol, tanto un 1-0 como un 21 concejales del PP frente a 20 de AM marcan la diferencia entre la victoria y la derrota. En medio quedaba el PSOE, protagonista de un castigo electoral que lo dejó tiritando. Los madrileños nos llevaron a los huesos con 9 concejales de 15 que teníamos. Sin embargo, la Fortuna, esa perra diosa, nos entregó la llave de la gobernabilidad de la ciudad. Y fuimos extraordinariamente responsables al entender el mensaje de cambio exigido por los madrileños. Decidimos darle una oportunidad a un gobierno que prometía una nueva política. Los madrileños progresistas (porque los otros, que son muchos, votaron al PP y a Ciudadanos) habían decidido apostar por una mudanza de rumbo. Todo lo que ofrecía AM eran bellas promesas que partían de cero, pues salvo algunos supervivientes del hundimiento de IU, el resto de candidatos no tenía experiencia en la política institucional. Nosotros apostamos por favorecer esa ilusión ciudadana, por ser un reactivo químico (de dosis pequeña pero necesaria) para provocar la transformación política deseada.

Y qué ha pasado desde entonces. Pues que AM ha sufrido un síndrome narcisista que le hace delirar y pensar que no necesita los apoyos del PSOE para poder gobernar. AM se ha mostrado absolutamente incapaz de articular un proyecto cohesionado de ciudad. Su actitud y aptitud políticas son maniquea una y adanista otra. Su comportamiento con el Grupo Municipal Socialista (GMS) ha sido de constante desprecio y altivez. AM, por regla general, no ha podido generar ideas sólidas y luego transformarlas en realidades. Ha sido el GMS quien, como un Cyrano de Bergerac, ha ido susurrando las soluciones que Madrid necesita. “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”, escribió Shakespeare.

El GMS no puede apoyar unos presupuestos que no son los que Madrid necesita. Los ciudadanos piden menos sermones inquisitoriales y más chicha política, menos predicar y más dar trigo. A pesar de que el GMS ha impulsado la introducción de cambios presupuestarios importantísimos, el documento final no se ha culminado por parte de AM con la suficiente ambición y la necesaria responsabilidad. Su pasado activista les hace contentarse con una política de titulares reivindicativos que luego no pueden llenar de contenido. El GMS sabe que apoyar los presupuestos que proponía AM era un error para nuestra ciudad. AM se está paseando por la izquierda como el emperador y su traje fantástico, nosotros simplemente les estamos diciendo: estáis desnudos. Eso y que la izquierda no la inventaron ellos, así que escuchar un poco no estaría nada mal.

Mar Espinar es la concejal portavoz de cultura del grupo municipal socialista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS