Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En la nueva RTVV no hay continuación de ninguna actividad”

El presidente de la televisión valenciana defiende el proceso frente a los extrabajadores de la cadena

El presidente de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación, Enrqiue Soriano, durante la entrevista. Ampliar foto
El presidente de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación, Enrqiue Soriano, durante la entrevista.

Enrique Soriano (Valencia, 1962), letrado de las Cortes Valencianas durante más de 25 años, exdirector general del Instituto Valenciano de la Juventud en la etapa de Joan Lerma, y profesor de derecho constitucional y ciencia política en la Universidad de Valencia, es el encargado de poner en marcha la nueva RTVV. No lo tiene fácil. Propuesto por el PSPV-PSOE, accedió al cargo tras la candidatura fallida, también socialista, del periodista Josep López. Soriano obtuvo los votos de Compromís, Podemos y Ciudadanos. El Partido Popular se ausentó del hemiciclo.

Sin embargo, y a pesar de las trabas, Soriano ya ha cumplido con dos de sus prioridades; convocar el concurso público para contratar un director y presentar la propuesta marco como establece la ley de creación de la CVMC, aprobada en julio, tres años después de que el Gobierno de Alberto Fabra (PP) cerrase Canal 9. Soriano recibe a EL PAÍS en la octava planta del edificio de la antigua RTVV, en unos despachos alquilados por la nueva CVMC.

Pregunta. ¿En qué punto se encuentra el proceso de apertura?

Respuesta. Ahora estamos en paralelo. Hay una convivencia de dos empresas públicas, una que desaparece, que no tiene actividad, y la otra que está intentando generarla. Nos encontramos en un tránsito complicado, que implica la cesión de una parte del edificio y del equipamiento necesario de la antigua RTVV para prestar un servicio.

P. ¿Qué personal hay en las instalaciones de Burjassot?

R. El personal es el que está adscrito a documentación, que pertenece a CulturArts [institución que desarrolla y ejecuta la política cultural de la Generalitat Valenciana], y el del mantenimiento de la red, que pertenece a la Entidad de Infraestructuras [EIGE]. Radiotelevisión en extinción no tiene personal y la corporación tiene el consejo rector y el presidente. Nada más. Estamos a la espera de poder contratar de inmediato.

P. La Audiencia Nacional juzgará el próximo 11 de enero la demanda que presentó el sindicato CGT por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en RTVV. Varios sindicatos se han sumado ahora a la demanda colectiva.

R. CGT fue el único sindicato que no suscribió el ERE de liquidación. El resto de organizaciones lo aprobaron. La mayoría de los trabajadores firmaron el expediente. No les gustó, pero era una forma de solventar la situación económica. En principio, no parece que tenga viabilidad.

"No podemos incurrir en una deuda como la que tenía la anterior corporación"

P. ¿Y la de Intersindical ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) pidiendo que se reconozca que se trata de una sucesión de empresas?

R. Es que no estamos hablando de una empresa normal. Hay una ley de cese del servicio público que es la que da lugar al ERE de extinción, y por lo tanto, hay un corte absoluto de actividad. Y, en segundo lugar, hay una ley creación, que crea una entidad nueva, que es la corporación. Por lo tanto, hay un corte. No hay una continuidad. Los contratos de los trabajadores han dejado de existir. Es necesaria una organización económica con actividad. Aquí, en la nueva RTVV ni hay organización ni hay actividad ni hay continuación de ninguna actividad. Lo que hay es un edificio y un equipamiento. Que se utilice por la nueva corporación me parece una medida razonable, económicamente.

P. Y con todo este embrollo judicial, ¿la corporación sigue adelante para abrir?

R. Es el encargo que tenemos por ley, independientemente de los conflictos que puedan surgir y que existen. Prestar un servicio público para el que tenemos un presupuesto de 55 millones de euros para 2017, más los 26 del año pasado.

P. ¿La nueva radio televisión no tiene de deudas?

R. Partimos de cero y ese tipo de cargas no las tenemos. Le corresponderán a Radiotelevisión Valenciana, SAU, la empresa en disolución.

P. ¿Qué es lo inmediato?

R. Hay un millón y medio de euros destinado a inversiones que se va a utilizar para un contrato de multicontinuidad, es decir, el núcleo de inicio de la emisión. Sin esa premisa no se puede empezar. Hay una instalación que está dentro de la cesión, pero está obsoleta. Por la cuantía del contrato y las características tiene que ir a la Unión Europea, y para adjudicarlo, se necesitará un mínimo de tres meses.

P. ¿Está diciendo que al final la nueva RTVV tampoco comienza este año?

R. Siempre hablamos de emitir en pruebas. Es la única manera. Con calidad que hay, no con la que sería necesaria.

P. ¿Es posible?

R. Parece que sí, pero siendo conscientes de que será con un material obsoleto. Y una empresa nos tendrá que apoyar para ponerlo en marcha. Ahora estamos evaluando por qué tiempo valdría la pena hacer un contrato para este espacio de tiempo.

P. ¿Habrá discurso televisado de Navidad del presidente de la Generalitat?

R. Va a ser muy difícil por no decir imposible. Yo pensaba que antes de finalizar el año estaríamos en disposición de emitir en pruebas, y estamos en las fechas que estamos. No me atrevo a decir más fechas.

P. ¿Qué hace la empresa On Air Comunicació, formada por antiguos profesionales de TVV?

R. Están visionando material cedido por la antigua RTVV, y seleccionando qué tipo de programas se podrían utilizar en la emisión en prueba, además de diseñar la parrilla.

P. ¿Qué tipo de programas?

R. Informativos no. Reedición de programas infantiles, documentales, ficción sobre la que tengamos los derechos, programas de carácter cultural. No estamos haciendo inversiones en cosas nuevas.

P. Las Cortes Valencianas analizarán a final de mes la propuesta de mandato marco de la nueva RTVV que ha elaborado usted. ¿Cómo debe ser?

R. Un servicio público real. Que tenga información de proximidad creíble y cercana a los ciudadanos. Con una programación adecuada a la Comunidad Valenciana teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias. No podemos incurrir en una deuda como la que tenía la anterior corporación.

Más información