Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macrocontrol de alcoholemia en Barcelona

La Guardia Urbana intensifica los controles por las cenas de Navidad

Un agente de la Guardia Urbana hace el control de alcoholemia a un conductor.
Un agente de la Guardia Urbana hace el control de alcoholemia a un conductor.

La Guardia Urbana de Barcelona ha iniciado una campaña especial, coincidiendo con las fechas en las que se celebran las cenas de Navidad en las empresas previas a las fiestas, para prevenir los accidentes en la ciudad. Desde esta semana y hasta pasado el día de Reyes, los agenres intensificarán los controles tanto de de alcoholemia como de consumo de estupefacientes.

La policía local de Barcelona tiene previsto desplegar puntos de control de alcoholemia y drogotest en todos los distritos de la ciudad y en diferentes zonas horarias, haciendo especial hincapié en los controles efectuados durante la noche y la madrugada. Precisamente, esta pasada madrugada del viernes al sábado, los agentes instalaron dos macrocontroles en dos puntos de la Ronda del Mig. Desde las 22.00 hasta las 6.00 los urbanos realizaron 321 controles de alcoholemia de los que 18 dieron un resultado positivo. En dos de los casos, los policías municipales abrieron diligencias penales. Cuando los urbanos tuvieron sospechas de que alguno de los conductores había consumido sustancias estupefacientes se les realizaba el control de drogas. De los 27 exámenes efectuados en los dos macrocontroles, 14 dieron un resultado positivo.

Desde enero de 2016 hasta el pasado noviembre, la Guardia Urbana realizó 81.008 controles de alcoholemia de los cuales 7.330 dieron un resultado positivo, los que supone el 9% del total de las pruebas. En cuanto al drogotests, en el mismo periodo de tiempo se efectuaron 2.748 controles, 1.908 dieron un resultado positivo lo que supone el 69% del total.

Primer causa de accidentes

Según las estadísticas con las que cuenta el Ayuntamiento de Barcelona, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas es la primera causa indirecta de los accidentes con víctimas que se produjeron en la ciudad durante 2015. En ese periodo de tiempo 189 conductores implicados en accidentes de tráfico dieron positivo en alcohol y seis en drogas. Además, el pasado año se produjo un aumento del 10,53% de los accidentes en los que estava asociado un exceso de alcohol.