Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La quema de fotos del Rey abre una crisis entre Junts pel Sí y la CUP

Seis diputados rompen fotos del Rey tras las detenciones de independentistas por quemar fotos del monarca

Las diputadas de la CUP Eulàlia Reguant, Mireia Vehí y Grabiela Serra.

A una semana de iniciarse el debate de los Presupuestos de la Generalitat, ayer se abrió una brecha entre Junts pel Sí y la CUP después de que los Mossos d’Esquadra detuvieran este lunes a tres de los cinco jóvenes de la izquierda independentista que la semana pasada plantaron al negarse a declarar ante el juez por quemar fotos de Felipe VI durante la Diada. La CUP reclamó la dimisión del consejero de Interior, Jordi Jané, y seis de sus 10 diputados rompieron en una rueda de prensa en el Parlament fotos del Rey, en un gesto de solidaridad con los detenidos.

El Partit Demòcrata Català (PDECAT, extinta Convergència) y Esquerra defendieron a la policía autonómica y pidieron dejarla fuera del conflicto. La tensión entre Junts pel Sí y la CUP, cuyos votos necesita la coalición mayoritaria para aprobar los Presupuestos, subió de temperatura por la tarde cuando seis diputados (Mireia Vehí, Anna Gabriel, Gabriela Serra, Benet Salellas, Joan Garriga y Eulàlia Reguant) rompieron siete fotos de Felipe VI en una rueda de prensa. Vehí, que ejerció de portavoz, afirmó: “No daremos ni un paso atrás”; y el grupo, que sostenía fotos boca abajo del monarca, vestido de gala, rasgó las imágenes. Vehí defendió a los detenidos —“lo volveríamos a hacer”— y acusó a Jané de no estar a la altura del proceso democrático que se vive en Cataluña. “Entendemos el mensaje del Gobierno de mano dura contra la izquierda anticapitalista. Y este es el nuestro: ni el Gobierno ni el consejero acabarán con el referéndum”, afirmó. El PP pidió a la fiscalía que actúe de oficio.

Horas antes, la coordinadora general del PDECAT, Marta Pascal, advirtió a la CUP de que la quema de las imágenes del Rey no amplía la base social del independentismo y que “el adversario en términos políticos es el Estado” y no los Mossos. Pascal aseguró que el Gobierno catalán “ni quiere ni puede” intervenir en una orden judicial que ordenó la detención. La CUP, por el contrario, entiende que el consejero debería haber mandado a los Mossos que no atendieran la petición judicial. Mientras, Esquerra volvió a marcar distancias con la CUP. “No podemos pedir a los Mossos que hagan política ni que renuncien a las funciones que tienen”, aseguró el portavoz de ERC, Sergi Sabrià. Y en medio de la polémica, el diputado de En Comú Podem, Xavier Domènech, lamentó la “judicialización de la política” y avisó de que la operación de diálogo con Cataluña que promueve el Gobierno queda inhabilitada con detenciones e imputaciones.

Dos concejales de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona decapitan una imagen del Rey Felipe VI.

Los arrestos de los Mossos fueron en cascada: el primer detenido fue el edil de la CUP, miembro de Som Gramenet, Aitor Blanc, cuando iba camino del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet. Casi a la vez, en Navàs, los policías arrestaron a Jordi Almiñana, militante de la CUP. El tercer detenido fue Ivan Altimira, de la CUP de Barcelona, en la sede del Ayuntamiento en el distrito de Sant Andreu, donde es consejero. A última hora, seguían sin estar detenidos Roger Santacana, número 7 de las listas de la CUP en Manresa, y la periodista Nora Miralles. Dos ediles de la CUP-Barcelona, Josep Garganté y Maria Rovira, colgaron un vídeo guillotinando una fotografía del Rey.

Varios miembros de la CUP de Bellpuig (Lleida) queman una foto de Felipe VI este lunes.
Varios miembros de la CUP de Bellpuig (Lleida) queman una foto de Felipe VI este lunes.

Los Mossos trasladaron a los detenidos a la comandancia de la Guardia Civil en Sant Andreu de Barcelona para conducirlos a la Audiencia Nacional después de que el miércoles no se presentaran a declarar por vídeo-conferencia. La CUP ha organizado hoy una protesta en Madrid. Los Mossos ya arrestaron el 4 de noviembre por un delito de desobediencia a la alcaldesa de Berga, Montserrat Venturós, tras no acudir dos veces a declarar ante el juez que la investigaba por negarse a retirar una estelada del Ayuntamiento el 20-D. La CUP criticó entonces a los Mossos, pero no pidió la dimisión de Jané. En el caso de la quema de banderas, la formación entiende que la responsabilidad de Interior es mayor puesto que los Mossos hicieron de oficio un informe sobre el incidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >