Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La basura se apodera del aeropuerto de Barcelona

Los trabajadores de limpieza culminan su cuarto día de huelga en protesta por los recortes laborales

Restos de basura en la T1 del Aeropuerto de Barcelona.

La huelga de los trabajadores de limpieza en el aeropuerto de Barcelona - El Prat llega este jueves a su cuarto día y deja imágenes de los suelos de las dos terminales llenos de papeles, frutos secos y basura que ya no cabe en las papeleras. Los empleados protestan por lo que consideran recortes laborales de la empresa Valoriza, del grupo Sacyr, en especial por lo que respecta a horarios y a días de vacaciones. Aena adjudicó a Valoriza, en diciembre de 2015, la limpieza d El Prat por tres años y 34,9 millones de euros. Los sindicatos tienen previsto terminar la huelga el viernes y, en caso de no ver satisfechas sus reclamaciones, volverán a convocarla los días 22 y 23 de diciembre.

El cumplimiento de los servicios mínimos ha dado pie a conflictos entre los huelguistas y la empresa. Los trabajadores se acogen a los servicios mínimos a los que están obligados por el Departamento de Trabajo de la Generalitat de Cataluña —limpieza del 50% en los baños y recogida solo de material orgánico de las oficinas y los suelos— pero la empresa se remite a los que estipula el Gobierno, que según fuentes sindicales son la limpieza al 100% de los baños y del 50% del resto de las terminales. Este desacuerdo llevó el pasado miércoles al despido de tres trabajadoras por parte de Valoriza por incumplimiento de los servicios mínimos, aunque horas más tarde la empresa rectificó y anuló los despidos. La empresa se comprometió a hacer cumplir los servicios mínimos dictados por la Generalitat.

Una papelera a rebosar de basura.
Una papelera a rebosar de basura. EFE

La huelga ha sido secundada, según fuentes sindicales, por "prácticamente" el total de la plantilla, formada por 350 trabajadores, que cada día se han manifestado en las dos terminales esparciendo papeles y basura no orgánica por los suelos. Los trabajadores recorren las salas de espera escoltados en todo momento por los Mossos d'Esquadra, y están obligados a hacer silencio en las zonas de facturación.

Los principales sindicatos con presencia en el comité de Valoriza convocaron la huelga después de que la empresa presentara un expediente para cambiar las condiciones de trabajo de la plantilla. El delegado de la UGT en Valoriza, Ramón Morante, explicaba en el inicio del parón que las razones de esta movilización tienen que ver con la pérdida de horas de trabajo y días de vacaciones: "Nosotros trabajamos ocho horas, siete las cobramos y la última se acumula para 24 días de fiesta, días que ahora quieren quitarnos". Otra de las reivindicaciones de los huelguistas es que se les permita hacer vacaciones en verano, y poder cambiar los turnos de trabajo para conseguir mayor conciliación familiar.

En un comunicado, Valoriza asegura que la negociación afecta "únicamente a la adecuación de los horarios de los trabajadores a las necesidades del aeropuerto con el objetivo de dar un mejor servicio a los usuarios, especialmente en las épocas de mayor tráfico". En el mismo comunicado, la empresa afirma que "no ha planteado una negociación salarial ni una vulneración de los derechos de los trabajadores", y que lamenta las molestias que la huelga pueda causar a los usuarios del aeropuerto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >