Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Todo es mentira’ (segunda parte)

La obra teatral recupera el argumento de la película que protagonizaron Penélope Cruz y Coque Malla en 1994

El actor gallego Tamar Novas.
El actor gallego Tamar Novas.

Los entonces jovencísimos Coque Malla y Penélope Cruz protagonizaron en 1994 una película llamada Todo es mentira. Era divertida, simpática, poco pretenciosa, a veces torpe. Aquella idea se ha convertido en una obra de teatro del mismo nombre que, en lo esencial, respeta los diálogos y escenas originales y se mantiene fresca, convenientemente actualizada. Juega para ello con tres pantallas, lo que confiere al montaje un lenguaje muy cinematográfico, sin perder por ello su esencia teatrera. Y juega también con los espectadores, ya que está plagada de metateatro, guiños al público, apelaciones a que estamos ante una ficción dentro, a su vez, de otra ficción.

Lo explica el actor Tamar Novas, protagonista junto a Olivia Molina: “En esta función hay un juego teatral de jugar a hacer teatro, a que a veces estamos dentro y a veces fuera, a dirigirnos directamente al espectador sabiendo que somos actores. Eso entronca con que, como dice el título, todo es mentira, la vida es una ficción que nos creemos, igual que las relaciones”, dice.

La actriz Olivia Molina, protagonista de 'Todo es mentira'. ampliar foto
La actriz Olivia Molina, protagonista de 'Todo es mentira'.

La química entre Novas y Molina resulta muy efectiva sobre las tablas del Teatro Fígaro. Ambos se conocen desde hace tiempo, cuando llevaron a escena El viaje a ninguna parteen el Cendro Dramático Nacional, y desde entonces tienen buena relación. “Cuando me propusieron hacer la obra y me dijeron que iba a estar Olivia, yo sabía que el resultado sería magnífico”, señala el gallego.

El resto del elenco se mantiene en su mayoría respecto a la función que se representó antes en el Teatro Lara. “Hemos hecho piña, todos los actores hablamos cada día antes de salir a escena y después solemos tomar algo juntos. Somos un grupo de amigos y eso se nota en la función, que va sobre un grupo de amigos”, explica Novas.

Proyecciones audiovisuales

La otra pata sobre la que se sustenta la obra son las proyecciones audiovisuales, que interactúan con los personajes. “Da la sensación de estar dentro de un cómic, yo me veo como dentro de viñetas. Y es curioso, porque en la obra yo interpreto a un ilustrador, así que volvemos a jugar con lo que es verdad y lo que es mentira”, añade el actor.

Las pantallas añaden dinamismo y, de hecho, se convierten en un personaje más, además de hacer referencia a la película en la que se basa toda la historia. “Pero el lenguaje teatral es distinto, la obra se entiende sin tener la película en la cabeza”, dice el protagonista.

¿Se ha mantenido fresca una trama que tiene ya más de 20 años? “La historia de la película habla de las relaciones humanas, que son una cosa universal y atemporal. Los conflictos son los mismos y algunas cuestiones están actualizadas, como que ahora hay móviles y entonces no, o que los protagonistas entonces tenían 20 años y ahora tienen 30, porque también parece que se ha ido retrasando la madurez”, responde.

En palabras de su protagonista, Todo es mentira “es una comedia con muchas situaciones en las que uno se puede sentir identificado y reírse, y que combina tanto dosis de comedia como de mala leche, y de ternura. Es una obra para pasar un rato agradable”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información