Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tarragona eterniza los Juegos

El Ayuntamiento y el COE rehuyen hablar de fracaso y aseguran que el certamen deportivo se celebrará en junio de 2018

Imagen virtual del campo del Nàstic.
Imagen virtual del campo del Nàstic.

Los Juegos del Mediterráneo Tarragona 2017 han concluido antes de que el pebetero empezara a arder. El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, y el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, confirmaron ayer lo que venía siendo un secreto a voces: el Comité Internacional de los Juegos del Mediterráneo no ve a punto la candidatura de Tarragona y aplaza la competición un año. Se quedan en la ciudad pero pasan a celebrarse del 22 de junio al 9 de julio de 2018, en pleno Mundial de fútbol.

Después de tres días de silencio y tras reunirse en la Generalitat con Carles Puigdemont, Josep Fèlix Ballesteros dio explicaciones del fiasco. El alcalde rehusó hacer autocrítica, “no hemos fallado, hemos hecho lo que se tenía que hacer”, y señaló como culpable al Gobierno español. O, mejor dicho, a la falta de gobierno que durante 10 meses ha sufrido España. “Ha fallado lo que no dependía de nosotros”, manifestó Ballesteros en referencia a la millonaria inyección económica que no ha formalizado el ejecutivo. El comité organizador estaba a la espera de recibir nueve millones de euros de los fondos estatales. Una cantidad que se suma a los tres millones de euros ya comprometidos, pero no entregados, que debían servir para construir el centro acuático. Un centro acuático que, a siete meses de la supuesta ceremonia de inauguración, aún estaba por empezar.

Patrocinadores

Posponiendo un año los Juegos, el equipo directivo de Tarragona 2017 confía tener acceso a ese dinero y, a su vez, ampliar el número de patrocinadores que financian el evento. Pese a tener los Juegos asignados desde el año 2011, Tarragona se ha quedado muy lejos de los 22 millones de euros que se había fijado lograr (en un principio tenían que ser 30 millones) de capital privado. Apenas se llega a los nueve millones en caja y hay otros tres millones pendientes de cobro a lo largo del año que viene.

Josep Fèlix Ballesteros sacó pecho asegurando que nadie “en la última década” ha logrado tanto dinero en la organización de un evento deportivo en suelo español. “No hemos fracasado”, valoró.

Alejandro Blanco, muy crítico en otras ocasiones con la gestión que se estaba llevando a cabo en Tarragona, dio esta vez un espaldarazo a la candidatura afirmando que la ciudad y el comité organizador de los Juegos han hecho “todo lo que tenían que hacer”.