Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La detención de la alcaldesa de Berga solivianta al soberanismo

El juez avisa a Venturós que puede ir a prisión si vuelve a desobedecer y la alcaldesa que la detención “es un ataque contra el pueblo catalán”

Venturós y Salellas salen del juzgado este viernes.

La detención de la alcaldesa de Berga, Montse Venturós (CUP), por parte de los Mossos d’Esquadra soliviantó ayer a los partidos soberanistas. La policía catalana la arrestó ayer en su domicilio por no comparecer ante el juez, en dos ocasiones, por el presunto delito electoral por el que está investigada por no haberse negado a retirado la estelada del Ayuntamiento durante dos jornadas electorales. El magistrado la dejó en libertad tras tomarle declaración sin medidas cautelares, pero le advirtió de que podría ir a prisión si volvía a desobedecer. El presidente de la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona arroparon a la alcaldesa de Berga.

Venturós, la primera política independentistas detenida por desobedecer, salió de los juzgados pasado el mediodía, tras 40 minutos de declaración ante el juez, entre gritos de “independencia” y “desobediencia” y arropada por unas 200 personas. Acompañada de su abogado, Benet Salellas, también diputado de la CUP en el Parlament, Venturós definió la detención practicada por los mossoscomo un “un ataque absolutamente antidemocrático e insultante contra el pueblo catalán”.

Puigdemont atribuye el arresto a la "persecución de ideas"

EFE

El presidente catalán, Carles Puigdemont, expresó este viernes su apoyo a la alcaldesa de Berga (Barcelona) y achacó el arresto a la "persecución de ideas". "Mi apoyo a Montse Venturós y a los cargos electos que sufren persecución por sus ideas. La libertad de expresión no es ningún delito", ha afirmado el presidente de la Generalitat en su cuenta de Twitter. Colau dijo también a través de un tuit:  "Contra la judicialización de la política, en defensa de la libertad de expresión y la soberanía municipal; todo el apoyo a la alcaldesa Venturós". Podemos en Catalunya tachó de abusiva y desproporcionada la detención.

Los Mossos siguieron las instrucciones del juez de detenerla por no haberse presentado en las vistas del  Juzgado de Instrucción 1 de Berga 5 de abril y del 17 de octubre, requerida por el juez por un presunto delito electoral. El equipo municipal de Berga mantuvo la estelada en el edificio consistorial durante las elecciones catalanas del 27 de septiembre y las generales del 20 de diciembre. Venturós declaró ante el juez que “no es cierto” que la Junta Electoral le pidiese retirar la bandera, sino solo la que ondeaba en el parque de Bomberos. Según su declaración, en las dos citas electorales los Mossos retiraron la insignia después de que ella se negara a hacerlo. El Ayuntamiento alegó en ese momento que respondía “a la voluntad popular ya que se trata de un acuerdo aprobado en el pleno del 6 de septiembre de 2012”.

Venturós plantó al juez las dos veces en las que debía explicar los hechos. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña explicaron que en las dos citaciones la alcaldesa quedaba avisada de las “consecuencias que podía tener no comparecer”. Al no acudir por segunda vez, el juez reclamó un informe al Ministerio Fiscal, que pidió la detención de la alcaldesa para tomarle declaración.

La manera en la que se arrestó a Venturós, en su casa y a primera hora de la mañana, indignó a la CUP, que pidió explicaciones al Gobierno de Carles Puigdemont por la actuación de la policía autonómica. “Discrepamos frontalmente de la estrategia de la Generalitat de detener de madrugada”, dijo Salellas. El juez había ordenado arrestar a Venturós en el “modo, momento y lugar que resulte menos perjudicial” para ella.

El consejero de Interior, Jordi Jané, defendió la actuación de los Mossos d’Esquadra y recordó que como policía judicial tienen la obligación de cumplir con las órdenes del magistrado. Jané pidió “no matar al mensajero” e insistió en que “la orden no ha pasado por el Ejecutivo catalán”, en respuesta a la CUP, que le pidió que no diera cumplimiento a la orden judicial cuando se hallan en pleno proceso independentista.

El portavoz de Junts Pel Sí, Jordi Turull, presente en la concentración ante el juzgado en solidaridad con la alcaldesa, defendió a los Mossos: “Hay quien quiere despistar, pero el tema no son los Mossos sino un Estado español que está perdiendo los papeles”, aseguró entre gritos de “botifler” por parte de simpatizantes de la CUP. A la concentración acudieron, entre otros, la diputada de la CUP Anna Gabriel y el presidente de la ANC, Jordi Sànchez. Venturós recibió el apoyo, a través de Twitter, de Puigdemont; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell —que acudió a la concentración de la tarde—, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau,, que criticó la “judicialización de la política”. El gobierno municipal de Barcelona, sin embargo, no descolgó la bandera española del Ayuntamiento como le pedía la CUP y sí hicieron otro consistorios como el de Sabadell.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información