Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior planea integrar a ‘mossos’ y locales en una “policía de Cataluña”

Jané propone un "mayor tutelaje" y coordinación de los cuerpos policiales municipales

El consejero Jordi Jané, junto a Josep Rull y Santi Vila.
El consejero Jordi Jané, junto a Josep Rull y Santi Vila.

El consejero del Interior, Jordi Jané, avanzó ayer en su idea de la “Policía de Cataluña”. Esta pasa por ejercer un “mayor tutelaje” sobre los cuerpos policiales municipales e incorporar el número de placa de todos los agentes locales al listado de los Mossos d’Esquadra. Jané propuso una uniformidad, un régimen sancionador, unos sueldos y unos criterios de coordinación similares en todos los policías locales. [Consciente de los rifirrafes que eso puede suponer con algunos alcaldes, el consejero aseguró que la nueva ley que permitirá esos cambios se redactará con el consenso de los municipios y del Parlament.

En ningún caso se trataría de una fusión o absorción por parte de los Mossos, aclaró Jané en un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio. “Un policía local seguirá siendo de ámbito local, tendrá mando municipal y dependerá del alcalde”, afirmó, en declaraciones recogidas por la agencia Efe. Aunque sí existe la voluntad de un control “más efectivo” sobre esos policías por parte de la Generalitat. La futura policía de Cataluña tendría 28.000 efectivos, como resultado de sumar los 17.000 de Mossos y los 11.000 de las 213 policías locales. El consejero sugirió también la posibilidad de que la uniformidad llevase impresa el nombre de Policía de Cataluña.

“Algunos alcaldes nos lo piden”, alegó el consejero sobre ese tutelaje sobre los agentes por parte de la Generalitat que, aseguró, les otorga el Estatut. “No se sienten con suficiente capacidad”, añadió, en referencia seguramente a aquellos municipios más pequeños que un día se lanzaron a tener una policía local.

El consejero no detalló mucho más la propuesta, que aún se está elaborando, según dijo. Pero se refirió por ejemplo a límites de sueldo en función de la población, o periodos mínimos de permanencia en la policía local para que una vez formados por los consistorios, los agentes no se vayan a otros cuerpos.

Interior prevé tener listo el primer borrador de la ley entre enero y febrero. Este se debatirá en ponencias con todos los sectores afectados, entre ellos los alcaldes, y posteriormente deberá ser aprobada por el Parlament. Teniendo en cuenta la turbulencia parlamentaria catalana, es poco probable que la Ley de la Policía de Cataluña vea la luz esta legislatura.

Ya en mayo, Jané expresó su voluntad de mejorar la coordinación de las policías locales y los Mossos, bajo el mando de la Generalitat. “La Policía de Cataluña son los Mossos d’Esquadra y las Policías Locales”, dijo en la inauguración de la comisaría de la Policía Local de Lloret de Mar.

Las mayores resistencias al proyecto de Interior pueden venir por parte de ciudades como Barcelona, L’Hospitalet, Sabadell o Badalona, con plantillas numerosas de policías. Una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona, que cuenta con 3.000 agentes, aseguró que el Consistorio sigue con “mucho interés” la propuesta de Interior para “actualizar la legislación vigente de policías locales, que es de 1991”. Y defendió su participación “activa” en el proceso de reforma, teniendo en cuenta el “peso específico en el sistema” de la Guardia Urbana de Barcelona. “Desde la autonomía local, pero con lealtad institucional, el Ayuntamiento querrá estar presente en el proceso”, concluyó.

L’Hospitalet pide comandar a todos los cuerpos

Mientras la Generalitat piensa en una Ley de Policía de Cataluña que le  permita tutelar y coordinar a las policías municipales, la alcaldesa de L’Hospitalet, la segunda ciudad más poblada de Cataluña, Nuria Marín (PSC), pide más competencias. Marín recordó ayer, a través de una portavoz, que la voluntad del Consistorio pasa por tener más autoridad en todas las policías que operan en la ciudad. El objetivo es que la alcaldesa pueda dar órdenes directas a todos los policías, incluyendo a locales, mossos y policía nacional, que actúan en el territorio. Se trata de una demanda histórica, que Marín ya hizo al consejero Felip Puig en 2011, cuando dirigía Interior. Pidió que los alcaldes, puesto que son quienes conocen el territorio, puedan “comandar” y no solo presidir de manera simbólica las juntas locales de seguridad.