Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo Ciudadanos y PP apoyan la sentencia para que vuelvan los toros

Ada Colau: "Diga lo que diga el TC, haremos cumplir las normativas que impiden el maltrato de animales"

Sentencia del Tribunal Constitucional sobre los toros en Cataluña
Antitaurinos en la Monumental, el dia de la última corrida.

La cascada de reacciones tras la sentencia del Tribunal Constitucional de anular la prohibición de los toros en Cataluña ha sido inmediata y todos los partidos políticos, excepto Ciudadanos y el PP, han ofrecido su apoyo al Gobierno catalán para impedir que las corridas vuelvan a La Monumental, la única plaza de toros que estaba abierta en Cataluña cuando se aprobó la ley ahora declarada inconstitucional.

"Barcelona es ciudad antitaurina desde 2004. Diga lo que diga el TC, haremos cumplir las normativas que impiden el maltrato de animales", ha escrito en Twitter la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Minutos más tarde, la alcaldesa ha comparecido junto a representantes del PSC, CiU, la CUP y ERC para insistir en la idea que los toros no volverán a la capital catalana. "Trabajaremos para que la sentencia quede sin efectos, haremos todo lo posible", ha dicho. "No solo lo rechazamos políticamente y socialmente sino que nos avala la normativa catalana y municipal que prohíbe cualquier maltrato a los animales", ha insistido Colau.

Barcelona fue la primera ciudad de España que se declaró antitaurina en 2004 y en 2014 la ordenanza municipal de animales prohibió "los espectáculos taurinos de cualquier modalidad, que se celebren dentro o fuera de las plazas de toros”, una coletilla que dejaba fuera también los Correbous. En la ciudad no pueden hacerse espectáculos con animales ni en el zoo, que muestra los delfines y leones marinos con fines solo educativos.

Del mismo modo, el consejero de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, ha criticado la sentencia al considerar que "en nombre de la cultura no se puede amparar el maltrato animal".

En la misma línea, el consejero de Territorio, Josep Rull, ha señalado contundente que “no volverán a haber corridas de toros diga lo que diga el Tribunal Constitucional”. En su opinión, la Generalitat tiene “capacidad de regulación y es muy fácil” evitar la celebración de corridas.

Rull ha evitado concretar qué medidas se pueden tomar, pero ha explicado que en los próximos días analizarán la sentencia para decidir qué opciones hay “para hacer imposible que haya corridas de todos".

Solo Ciudadanos y el PP han celebrado la sentencia del Tribunal Constitucional que permite de nuevo la celebración de corridas de toros en Cataluña. El resto de grupos se han manifestado en contra y han brindado su apoyo al Gobierno catalán para encontrar la fórmula legal necesaria para mantener la ley aprobada en 2010, nacida de una iniciativa legislativa popular.

Hortènsia Grau, diputada de Catalunya Sí que Es Pot ha subrayado que hoy hay una mayoría superior contra la cultura taurina en Cataluña que la que existía en 2010, cuando se aprobó la ley. “Antes éramos 68 diputados y ahora seríamos 99 diputados los que avalaríamos esta ley”.

El diputado socialista Jordi Terrades ha señalado que “desde el PSC no compartimos la sentencia del TC” y se ha negado a “reabrir el debate” e incluso “acompañar” a la Generalitat a “buscar la fórmula que haga imposible” que en Cataluña se vuelvan a celebrar corridas de toros.

Mireia Boya, diputada de la CUP, ha señalado que “seis años después no vemos la necesidad de abrir el debate” y, contundente, ha subrayado: “Estamos hartos de que el Tribunal Constitucional toree a este país” con “estocadas semanales” al Parlamento catalán.

Fernando de Páramo, del grupo parlamentario de Ciudadanos, ha señalado que la sentencia del TC “demuestra” que el marco legal del que dependen las corridas de toros es estatal y no autonómico. En su opinión, la decisión se debe tomar sobre elementos “animalistas y no identitarios”, en una alusión a que Cataluña decidió prohibir los toros por ser un símbolo español.

El presidente del grupo popular, Xavier García Albiol, se ha referido en el mismo sentido: “Se trata de eliminar de la escena catalana cualquier tipo de señal que se una a España”. Aunque Albiol ha admitido que “a mí no me gustan los toros”, ha señalado que no habría ningún problema en que se organicen corridas en Cataluña y que fueran los catalanes quienes decidieran “desde la libertad” si quieren asistir.

Por contra, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha asegurado en Twitter que "los toros no volverán a Cataluña aunque el TC anule la ley catalana porque la voluntad del pueblo y del Parlamento nos es preeminente". En la misma línea, el portavoz municipal de los republicanos en Barcelona, Alfred Bosch, ha sido tajante: "Quien no respeta a los animales no merece nuestro respeto. Basta", ha dicho en las redes sociales.

"El Tribunal Constitucional tumba la prohibición de los toros en Cataluña. El TC respalda así la barbarie y la tortura animal", ha lamentado el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

No por esperada desde hace unos días, la noticia de que el Constitucional haya anulado la ley que prohíbe los toros en Cataluña ha dejado de causar perplejidad en los responsables de la plataforma antitaurina PROU. Leonardo Anselmi, presidente de PROU, ha manifestado la gravedad de la decisión del alto tribunal porque supone "anular una iniciativa popular algo que no ha ocurrido nunca y que supone ir ni más ni menos que contra la democracia participativa". "Es una vulneración de los derechos fundamentales en toda regla que denunciaremos con una campaña internacional", ha añadido.

A la espera de conocer los fundamentos jurídicos del Constitucional, Anselmi apunta que la acción internacional que emprenderá PROU tendrá dos partes. Una, jurídica, por la vulneración que supone que el Constitucional anule una iniciativa legislativa aprobada a impulso de una iniciativa popular- "ya se verá ante qué instancia", ha matizado- y, la segunda, será una denuncia moral porque esto es "una conspiración de unos magistrados que van a los toros como se ha visto en fotografías públicamente y que, además, han sido militantes o simpatizantes de un partido político, el Partido Popular, que en su programa defiende los toros". Anselmi cree que el fallo del Constitucional es una "conspiración de poderes políticos fácticos; nos encontramos ante otra sentencia política".

Los representantes de PROU mantuvieron, el pasado miércoles, una reunión en el Parlament con Junts pel Sí, PSC, Catalunya Sí que es Pot y la CUP, así como con el consejero de Territorio, Josep Rull. En ese encuentro, el consejero les comentó que el gobierno catalán articularía todas las medidas necesarias para que los toros no puedan volver a Cataluña.

Más información