Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC elige líder para construir una alternativa al soberanismo

La militancia opta entre la continuidad que representa Iceta y la alternativa que propone Parlon

Núria Parlon y Miquel Iceta, en acto de la JSC.
Núria Parlon y Miquel Iceta, en acto de la JSC.

La militancia del socialismo catalán está convocada este sábado a unas primarias de las que saldrá la persona que liderará el PSC en uno de sus peores momentos en sus 38 años de historia y con un enorme distanciamiento del PSOE, inmerso en otra profunda crisis. Los afiliados elegirán entre la continuidad de Miquel Iceta, que ha aguantado la sangría del PSC por el proceso soberanista, y la renovación que representa Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, que dice encarnar “la política real, la que no se hace en el Parlament”.

Los dos candidatos cerraron el viernes la campaña reiterando que si ganan las primarias ordenarán a los siete diputados del PSC del Congreso que voten no en una investidura de Mariano Rajoy, pese a que eso contravenga la más que probable abstención del grupo parlamentario socialista. “No romperemos la disciplina, sino que mantendremos la coherencia”, aseguró en Telecinco Miquel Iceta, que remitió una carta a la militancia asumiendo ese compromiso.

Es una posición que no genera tensiones en el PSC y que comparten también Núria Parlon y “la inmensa mayoría de la militancia y votantes del PSC”, asegura Raimon Obiols, primer secretario del partido de 1983 a 1996. “El PSOE no tiene opción de Gobierno en España sin un PSC fuerte. Eso les debería llevar a aplicar políticas de coherencia y tolerancia”, explica Obiols, para quien la cuestión no es que el PSC se desmarque de su partido hermano, sino que el PSOE cambie de opinión.

El enfrentamiento entre la gestora socialista y el nuevo líder del PSC a cuenta de esa votación parece inevitable, pero los exdirigentes de este partido vaticinan que será un episodio más y que se superará. Pere Navarro, antecesor de Iceta y líder del PSC durante dos años y medio, recuerda que el actual presidente de la gestora, Javier Fernández, firmó con él en 2013, como secretario general de PSOE de Asturias, el documento de Granada en el que se aboga por un modelo territorial que une a todos los socialistas de España.

17.935 afiliados y 135 puntos de votación

Miquel Iceta y Núria Parlon han protagonizado una campaña de primarias sin reproches ni descalificaciones, algo poco habitual en estos casos. No han tenido debate en los medios de comunicación, por la negativa de la alcaldesa, y solo han hecho un acto abierto a la militancia, además de otro en una coctelería convocado por la Joventut Socialista (JSC).

17.935 militantes del PSC y de la JSC tienen derecho a votar hoy. 698 afiliados han pedido hacerlo a través de una plataforma telemática.

El PSC ha habilitado 135 puntos de votación en toda Cataluña, que estarán abiertos entre las 10.00 y las 19.00. Iceta votará a las 10.30 en la agrupación socialista del distrito barcelonés de Sant Martí y Parlon, a las 11.15 en la de Santa Coloma de Gramenet.

José Montilla, exministro de Industria, expresidente de la Generalitat y primer secretario del PSC de 2000 a 2011, también quita hierro al previsible desencuentro. “Las relaciones entre ambos partidos nunca han sido lineales”. Por eso no cree que deba replantearse el protocolo de relaciones entre el PSC y el PSOE. “La norma no puede ser el problema, por eso es importante que se diga para qué se quiere cambiar”, añade Montilla para rebatir las voces que reclaman un nuevo modelo de relación. Montilla sufrió en su día un enorme desencuentro con el PSOE cuando en 2006 fraguó el segundo tripartito en la Generalitat, en contra del parecer de José Luis Rodríguez Zapatero, entonces presidente del Gobierno y al frente del PSOE.

“Evitar espectáculos”

Eduardo Madina ganó en Cataluña en las primarias del PSOE de 2014, pero toda la dirección del PSC se mantuvo fiel a Pedro Sánchez tras ser elegido secretario general. Con la crisis del PSOE, el escenario para el socialismo catalán también es incierto. “Nos puede ir mejor o peor, depende de cómo se gestione”, vaticina Montilla, quien reclama evitar “los espectáculos poco gratificantes que acaban avergonzando a militantes y votantes”, en alusión al comité federal del 1 de octubre.

Navarro cree que la relación del PSC con el PSOE “no depende de una persona” y que lo que hay que hacer es coordinar mejor la actuación de los diputados de ambos partidos, mientras que para Obiols, “las relaciones se han de mantener porque para el socialismo español es indispensable volver a ser alternativa de Gobierno y, para el PSC lo es que haya un cambio de cultura y mentalidad en España”.

Los tres exdirigentes coinciden en que el PSC atraviesa un momento “complejo y delicado”, pero argumentan que eso también afecta al PSOE y a la socialdemocracia europea. En el caso de Cataluña se acentúa por la dificultad de hacer oír su voz en un debate tensado por el proceso soberanista. “Ni el inmovilismo del PP será permanente ni la independencia está a la vuelta de la esquina”, asegura Montilla.

“Artur Mas y Mariano Rajoy han hecho saltar por los aires todo el sistema de partidos”, opina Navarro. “Cataluña es una sociedad civil muy vulnerable y el PSC sigue siendo necesario como partido federal y federador, capaz de agrupar a gentes de hablas y procedencias distintas”, apunta Obiols.