Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AMI reformará sus estatutos en 2017 presionada por Colau

La alcaldesa de Barcelona pide la modificación del texto base por considerarlo nacionalismo "esencialista"

Concentració convocada por el AMI.
Concentració convocada por el AMI.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, reiteró semanas atrás que los estatutos de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) son "esencialistas". Su teniente de alcalde Jaume Asens advirtió el 2015 que que la AMI es una entidad con "una lectura conservadora del hecho nacional, que hace una exaltación de las excelencias espirituales de la nación catalana, que tiene que ver con la defensa de una mística y un imaginario romántico y clerical sobre Cataluña". El Ayuntamiento estudia convocar una consulta ciudadana para decidir si Barcelona forma parte de la AMI, pero al mismo tiempo pide la reforma de su texto base. Colau aseguró en una entrevista en Rac-1 que la AMI le reconoció este extremismo y que están preparando la modificación de los estatutos. La AMI prevé que la reforma se someta a votación de su asamblea durante el primer semestre de 2017.

Un portavoz de la AMI añade que esta modificación dependerá también de la actualidad política. La Generalitat tiene previsto convocar de independencia en el mes de septiembre de 2017. El Ayuntamiento de Barcelona estudia la forma de consultar a la ciudadanía sobre la conveniencia que la ciudad forme parte de la red de municipios independentistas. La AMI está compuesta actualmente por 788 ayuntamientos. Hay unos 160 municipios que no forman parte de ella, según la AMI. Algunos de estos municipios son grandes ciudades como Barcelona, Sabadell, Badalona, L'Hospitalet y Cornellà de Llobregat, Lleida o Tarragona. Colau ha explicado que estudian cómo realizar la consulta y también la modificación del reglamento para rebajar el porcentaje de participación necesario para que sea valido –actualmente del 50%.

La AMI subraya que la modificación de los estatutos es una cuestión previa a las críticas del gobierno de Barcelona En Comú (BEC). La reforma se planteó por primera vez públicamente en mayo de 2016, cuando asumió el cargo la nueva ejecutiva presidida por Neus Lloveras, alcaldesa de Vilanova i la Geltrú. Lloveras (CDC) relevó al frente de la AMI al exalcalde de Girona i presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Un comunicado informó que "la AMI también ha aprobado iniciar el proceso de modificación de los estatutos de la entidad. El objetivo es adaptarlos «al nuevo entorno y realidad» del país que es «muy diferente» a la del año 2011, cuando se constituyó la asociación. La AMI quiere ir más allá de ser una asociación independentista y «ampliar» su ámbito de acción trabajando en aspectos como el modelo de administración local del futuro país o su organización territorial".

Lloveras no entiende las críticas

Los párrafos más polémicos de los estatutos son los de carácter histórico. La AMI considera que la relación entre Cataluña y España es colonialista: "Las estructuras de poder de la metrópolis no permiten fisuras legales en su sino que posibiliten a los pueblos a ellas sometidas manifestar de forma efectiva sus anhelos de libertad". Las secciones del texto que causan más malestar al Ayuntamiento de Barcelona son las que se pueden interpretar en términos de superioridad nacional: "En Cataluña, la ciencia, las artes, el pensamiento siempre han estado en la vanguardia de la realidad y del sentimiento del pueblo, en contraposición de la dedicación de las élites españolas de habla castellana". "No entiendo las críticas", explica Lloveras a EL PAÍS, y añade que la única objeción que han recibido en este sentido ha sido la del Ayuntamiento de Barcelona. Colau advirtió en Rac-1 que los estatutos de la AMI han recibido más críticas al margen de las de su gobierno. Lloveras concede que los estatutos se tienen que modernizar porque no tiene sentido que incluyan una introducción histórica: "Lo que es importante es el trabajo que hacemos en el día a día, no los estatutos", según Lloveras.

Barcelona, miembro observador

La AMI también planteó una alternativa para el gobierno de Colau: no adherir Barcelona a la AMI pero estar vinculada como miembro observador. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, se mostró a favor. El pleno del Ayuntamiento rechazó en 2015 que Barcelona se adhiriera a la AMI. La convocatoria de la consulta ciudadana sobre este asunto es una promesa electoral de BEC. Lloveras explica que se quiere crear la figura del "Ayuntamiento amigo, para municipios no adheridos que quieren mantener un vínculo con la AMI para, por ejemplo, asistir a sus asambleas". La AMI inició en septiembre una nueva campaña para solicitar la incorporación de los municipios que no son miembros.