Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo avala gran parte del plan urbanístico de Madrid

El Alto Tribunal concluye que las modificaciones al Plan General de Ordenación Urbanano no se acordaron con ánimo defraudatorio

Vista de la zona norte de Madrid, desde el Paseo de La Castellana.
Vista de la zona norte de Madrid, desde el Paseo de La Castellana.

El Tribunal Supremo de Madrid avaló este martes la mayor parte de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, que aprobó el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid el 1 de agosto de 2013. El Alto Tribunal concluyó en su sentencia que dichas modificaciones no se acordaron con ánimo defraudatorio.

Todas las actuaciones quedan así ratificadas por el Alto Tribunal, con la única excepción de tres de ellas, que se anulan por haberse realizado después de la sentencia del propio Supremo de 28 de septiembre de 2012 referida al caso. En concreto, se trata de la licencia de obras de nueva planta, de 6 de noviembre de 2012, para la ejecución de vivienda colectiva libre a Residencial Adhara en el ámbito de la "ciudad aeroportuaria Parque de Valdebebas", y otros dos acuerdos referidos al ámbito La Dehesa.

De esta forma, el Supremo anula la disposición transitoria del acuerdo de 1 de agosto de 2013 que pretendía dar efectos retroactivos al mismo, pero establece que los efectos anulatorios deben limitarse exclusivamente a las actuaciones urbanísticas realizadas tras la mencionada sentencia del Alto Tribunal de 28 de septiembre de 2012.

Un periplo judicial

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Madrid fue aprobado en 1985 y modificado varias veces hasta 1997, cuando se acordó la urbanización de gran parte de la superficie protegida por el municipio. El PSOE recurrió entonces la decisión, hasta que en 2003 el Tribunal Superior de Justicia dio la razón a los socialistas y anuló la desclasificación de los 28 terrenos protegidos.

Después de un periplo judicial, en 2013 el Ayuntamiento entonces encabezado por Ana María Botella (Partido Popular) aprobó una rectificación del PGOU para recuperar la edificabilidad de esas 28 parcelas. Ahora, con su última sentencia, el Tribunal Supremo de Madrid desestima los recursos sobre las modificaciones realizadas en 2013.

La decisión del Tribunal Supremo de Madrid implica una aprobación general al actual plan urbanístico de la ciudad y evita el bloqueo de proyectos por miles de viviendas, que se habría sumado a las situaciones problemáticas que, a día de hoy, involucran la reparcelación de Valdedebas o las operaciones del Distrito Castellana Norte.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información