Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homs acusa al Gobierno de montar un “GAL político” contra Cataluña

El nacionalista dice que tiene “muchas, muchas ganas” de declarar en el Supremo

Francesc Homs y otros miembros de PDC.

El Partit Demòcrata Català, heredera de la extinta Convergència, ha activado este sábado toda su maquinaria en defensa de su portavoz parlamentario, Francesc Homs, que declara mañana en el Tribunal Supremo por la consulta del 9-N. El diputado anunció dos medidas que impulsará en el Congreso para revertir el uso partidista de las instituciones que a su juicio hace el PP: la reforma de la Ley del Tribunal Constitucional y la creación de una comisión de investigación sobre la Operación Cataluña . “Es el GAL político que montó el PP contra Cataluña. Es muy grave”, dijo.

Interior acusa al diputado de “mentir y calumniar”

El Ministerio del Interior, a través de un portavoz, avisó a Homs que su derecho a la defensa no le autoriza a “mentir, difamar y calumniar” a las fuerzas policiales y a las instituciones del Estado con acusaciones que son “radicalmente falsas”. En una entrevista en el Punt Avui, Homs aseguró que la justicia española está “absolutamente volcada en la Operación Cataluña”.Interior consideró que Homs busca “distorsionar” las razones por las que debe declarar y cuestionar otros procesos judiciales “con medios torticeros”.

A solo dos días de su declaración como imputado por el 9-N —la fiscalía citó en la querella los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación—, Homs detalló las iniciativas y mostró su certeza de que gozan de un “gran consenso potencial” en la Cámara para ser aprobadas. El exconsejero basó su confianza en las conversaciones que ha mantenido con otras fuerzas políticas —no quiso concretar más— y en que las propuestas no conciernen solo a los independentistas, sino “a todos los demócratas”.

El diputado, que acudirá a declarar acompañado del expresidente Artur Mas y de la portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté, tildó la causa del 9-N de “arbitraria, política y partidista” e insistió en que “nunca” debería haberse admitido a trámite. “Lo pienso decir y argumentar. Hay abundante jurisprudencia sobre la desobediencia y no casa con el 9-N. Tengo muchas, muchas ganas de declarar”, reveló. El diputado denunció que las anomalías que envuelven al caso son “extraordinarias” y apuntó: “Me comunicaron la imputación y no pidieron ni el suplicatorio. Y que si no iba a declarar me detendrían”.

La cúpula de su partido le arropa por completo. “No se lleva a los tribunales a quien piensa diferente de tí”, remachó la coordinadora Marta Pascal, que juzgó la democracia en España de “primitiva y rudimentaria”. Arropado también por Munté y los diputados, Homs explicó que sus dos iniciativas parlamentarias persiguen desenmascarar y poner fin el uso “partidista” y “barriobajero” que hace el Gobierno de Rajoy de las instituciones y en particular para frenar el proceso independentista catalán.El político nacionalista aludió a la Operación Cataluña, como se denomina a las maniobras que han trascendido de altos cargos policiales para torpedear ese proceso. “No es más que un GAL político auspiciado por el PP. Hay que depurar responsabilidades”, dijo acusando al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de traspasar “los límites” de un Estado Democrático. “Se ha sabido que han destinado dinero público para construir una prueba falsa y eso es malversar”, apuntó refiriéndose a la cuenta corriente que se atribuyó a Xavier Trias, exalcalde de Barcelona.

“Están dispuestos a condicionar y a manipular a la Policía, la Fiscalía, y a usar dinero público para hacer pruebas falsas”, insistió Homs

No duda Homs que Rajoy estaba al corriente porque se le alude en la conversación entre el ministro con el ya destituido jefe de la Oficina Anticorrupción de Cataluña cuando abordaron como airear supuestas irregularidades de independentistas. “Están dispuestos a condicionar y a manipular a la Policía, la Fiscalía, y a usar dinero público para hacer pruebas falsas”, insistió.

La segunda iniciativa de los nacionalistas busca derogar la reforma del Constitucional para que deje de tener capacidad sancionadora y regrese al marco original que le asignó la Carta Magna como intérprete para solucionar conflictos. “(La reforma) fue un gesto de chulería y ha sido estéril. Se presentó con la frase ‘se ha acabado la broma’ –la pronunció el popular Xavier García Albiol—. Pues bien: No se ha acabado. El proceso está bien vivo”, subrayó Homs. La reforma fue aprobada en solitario por el PP y en medio de un aluvión de críticas de la oposición. El diputado deslizó que la pelota está de nuevo en el tejado de Ciudadanos. “Espero que no vuelvan a ser de muleta del PP”, dijo en alusión a que apoyo a los populares en el bloqueo sobre el Pleno urgente del caso Soria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información