Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a 6 y 18 meses por los disturbios en la huelga general de 2012 en Girona

Los jóvenes, que entraron por la fuerza en la Cámara de Comercio, no deberían entrar en prisión al no tener antecedentes

El Juzgado de lo Penal número 1 de Girona ha condenado a penas de entre 6 y 18 meses de prisión a los ocho activistas detenidos por los Mossos d’Esquadra cuando entraron por la fuerza en la Cámara de Comercio durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012. Se les considera autores de los delitos de desórdenes públicos, atentado a agente de la autoridad, daños y lesiones. El juez los absuelve del delito de allanamiento de domicilio de persona jurídica del que también se les acusaba.

La sentencia considera probado que, durante la manifestación, los acusados, “en ejecución de un plan preconcebido, llevaron a cabo diversos actos con la finalidad de perturbar la tranquilidad ciudadana y, a pesar de la oposición de los agentes de la autoridad, que trataban de impedirlo en el ejercicio legítimo de sus funciones, entraron en los locales de la Cámara”.

Según recoge el juez en su sentencia, “la actuación de los Mossos d'Esquadra fue proporcionada a la violencia ejercida por los manifestantes”. Según la resolución judicial, las cámaras de seguridad registraron la actuación de los acusados, “invadiendo la Cámara de Comercio y empujando y golpeando a los agentes”.

El fiscal y la Generalitat solicitaban penas de entre 8 meses hasta 4 años y 5 meses de cárcel. La sentencia no es firme, pero los condenados, que no tienen antecedentes, no deberían entrar en la cárcel si no vuelven a delinquir mientras dure el periodo de la condena.

En concepto de responsabilidad civil algunos de ellos deberán pagar 222 euros de indemnización a un agente que resultó herido y 1.400 por los desperfectos causados.

Más información