Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director del Parque de Guadarrama declara ante el juez por prevaricación

La causa cuestiona la legalidad de unas obras y una corta de árboles en un entorno natural protegido

Construcciones en la finca Dehesa Vieja de Torrelaguna.
Construcciones en la finca Dehesa Vieja de Torrelaguna.

El codirector del Parque Nacional de Guadarrama Pablo Sanjuanbenito declarará el viernes 16 de septiembre como investigado (antes imputado) por presunta prevaricación administrativa. Sanjuanbenito aprobó, cuando era jefe de Desarrollo del Plan Forestal de la Consejería de Medio Ambiente, “la corta [de árboles] y otros trabajos” en un entorno natural protegido de Torrelaguna, unas obras que un juzgado del municipio investiga desde 2007 por un posible delito medioambiental.

Hace 10 años, que los dueños de la finca Dehesa Vieja de Torrelaguna (un municipio de 4.788 habitantes a 52 kilómetros al norte de la capital) hicieron unas obras de rehabilitación de varias construcciones en ruinas y una corta de árboles en esta parcela que, aunque es privada, está sometida a un régimen especial por tratarse de un “monte preservado” con especies protegidas como el alcornoque. Unos trabajos que la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ArbaTJM) denunciaron en 2007 por considerar que aquellos trabajos se hicieron sin los permisos necesarios y desoyendo los avisos de de los agentes forestales de la Comunidad.

El actual codirector del Parque Nacional de Guadarrama en la parte madrileña, Pablo Sanjuanbenito, que aprobó aquella corta de árboles y además una subvención para llevarla a cabo cuando era jefe de Desarrollo del Plan Forestal de la Consejería de Medio Ambiente. Por ello, el fiscal pidió al magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torrelaguna que investiga el caso que abriera “un proceso penal separado” en el que se imputara a Sanjuanbenito por haber dictado las resoluciones en las que autorizaba “la realización de cortas y otros trabajos” sin contar con “un previo proyecto de ordenación”.

Este proyecto, en el que se especifica qué se puede cortar y limpiar y cómo, es obligatorio para aprobar acciones de ese tipo “al tratarse de una finca particular de más de 100 hectáreas de extensión”, según el fiscal; Dehesas Viejas, que está nombre de la empresa Merinin S. L., tiene una extensión de 250 hectáreas. Este diario intentó ayer sin éxito recabar la opinión de Sanjuanbenito, que el pasado abril aseguró a este periódico que no recordaba estas autorizaciones en concreto —“Firmé miles en los años que estuve allí”, dijo—. pero que todas “normalmente se aprobaban tras el informe de los técnicos y de los agentes forestales”.

Donde se iban a rehabilitar unas construcciones en ruinas se levantó “un complejo residencial y de ocio cinegético”, una casa con tres salones, siete habitaciones, pabellón de caza y piscina, y “se talaron árboles protegidos” en una finca que alberga uno de los escasos bosques de alcornoque de la Comunidad de Madrid, aseguran desde las asociaciones Arba y Ecologistas en Acción.

El director del Parque de Guadarrama declara ante el juez por prevaricación

Por eso, por la gravedad de los hechos, los activistas se alegran de que por fin se impulse la causa y que se investigue a Sanjuanbenito. Porque, según recuerdan, esta no es la primera vez que el actual codirector del Parque de Guadarrama se ve envuelto en polémicas ambientales, por haber apoyado con informes y escritos, según los ecologistas, hoteles o campos de golf en montes públicos y zonas naturales preservadas. "La Consejería de Medio Ambiente debería replantearse si es la persona adecuada para gestionar el Parque Nacional".

Retraso sobre retraso

Los retrasos han sido la tónica general en la investigación de las presuntas ilegalidades en las obras de la finca de Dehesas Viejas. Desde que se abrió el procedimiento en 2007 y, a pesar, según el fiscal, “de los numerosos escritos presentados por las partes instando el impulso del procedimiento”, el juzgado avanzó tan poco que el posible delito urbanístico cometido acabó prescribiendo. El fiscal así lo admitió en un escrito de febrero de 2015, en el mismo que recordaba que aún seguía viva la parte del delito ambiental y reclamaba la apertura de una pieza separada contra Sanjuanbenito.

Sin embargo, está resolución y el auto en el que el magistrado, apenas 15 días después, asumía las peticiones del Ministerio Público no fue comunicada a las partes hasta un año más tarde, el pasado mes de marzo de 2016. Y aun pasados tres meses, en junio, la acusación particular de ArbaTJM presentó una queja ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), tanto por “las dilaciones indebidas” acumuladas durante años como por el retraso en la incoación de ese nuevo procedimiento contra Sanjuanbenito. Pocos días después de que se admitiera esa queja, el juez abrió diligencias previas y llamó a declarar al codirector del Parque de Guadarrama.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información