Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena estudia dar un “carné de ciudadanía” a los manteros

El Ayuntamiento aplaza el plan de refuerzo policial ante la venta ambulante

Unos manteros recogen su mercancía en el centro de Madrid.
Unos manteros recogen su mercancía en el centro de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid se está replanteando su plan de refuerzo de la Policía Municipal para luchar contra la venta ilegal callejera. El delegado de Seguridad, Javier Barbero, destacó este lunes que "en los últimos años se ha demostrado que un abordaje exclusivamente punitivo está llamado al fracaso". Por ello, el Consistorio estudia medidas alternativas, como la creación de un "carné de ciudadanía madrileña" que permita a los manteros acceder a los recursos sociales. El equipo de gobierno se pliega así a las críticas de Ganemos (uno de los partidos de la coalición Ahora Madrid) sobre el proyecto de refuerzo policial.

El plan policial para reducir la venta ilegal de ropa, calzados y accesorios en las calles de Madrid “queda aplazado” al estar supeditado a una serie de medidas sociales con las que el gobierno de Manuela Carmena pretende resolver el problema de la venta de objetos falsificados en la capital. El nuevo plan sobre venta ambulante esbozado por el Consistorio prevé la creación de un carné de ciudadanía que permita a los manteros tener acceso a los recursos sociales del Ayuntamiento.

Esto significa que los manteros podrán acceder a los servicios de ayudas para el empleo y la vivienda del Consistorio, además de poder tener asistencia en los centros de Madrid Salud, especializados en la prevención de las enfermedades.

El carné de ciudadanía es uno de los mecanismos con los que el Consistorio piensa “exigir” al Gobierno central medidas de regulación extraordinarias “que permitan que personas que llevan conviviendo con nosotros muchos años puedan normalizar su situación administrativa para poder convivir, sin esconderse, en nuestra ciudad”.

Este paso atrás del Consistorio en el llamado “plan de choque” contra la venta ambulante en Madrid se realiza una semana después de que la plataforma Ganemos —que concurrió dentro del cartel de Ahora Madrid con Manuela Carmena como candidata a la Alcaldía— manifestara su contrariedad por el proyecto de refuerzo policial.

De hecho, en los últimos días, Ganemos promovió una dura campaña en las redes sociales contra el incremento de efectivos policiales en la lucha contra la venta ambulante. Lanzó eslóganes como “Para poder pagar impuestos, se necesitan derechos sociales. Sobrevivir no es delito”, y denunció la contradicción de colgar carteles de bienvenida a los refugiados en el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento, y luego perseguir a los que “presuntamente ejercen una actividad ilegal”.

“Hay que dar salidas y alternativas a los manteros. Ellos mismos se están planteando la necesidad de regularizar la situación”, declaró uno de los portavoces de Ganemos Madrid, José Enrique García.

Más allá de la intervención policial

El Consistorio recogió estas críticas al anunciar la puesta en marcha de alternativas sociolaborales al plan de refuerzo de la Policía Municipal. Según el Ayuntamiento, su objetivo es ir más allá de la mera intervención policial contra los vendedores ambulantes, implicando en la búsqueda de soluciones alternativas a las asociaciones de manteros, así como de comerciantes y con algunos otros actores implicados, como los responsables de las Juntas de Distrito.

Según el Consistorio, “situar la centralidad de la cuestión en un conflicto entre manteros y comerciantes o viandantes no solo es desproporcionado, sino profundamente injusto e ineficaz”. “La problemática social existente de este colectivo en muchos casos les imposibilita ganarse la vida de otra forma”, consideraron.

Los diagnósticos y propuestas que saldrán de estas mesas de trabajo serán la base de las medidas a implementar para “atajar el problema existente desde distintos ámbitos”, consideraron desde el Consistorio. “Todo ello estará integrado en el marco de la elaboración de una nueva ordenanza de convivencia en la ciudad, uno de los objetivos de la presente legislatura”, señalaron.

Barbero: “La venta ambulante produce exclusión social”

El Ayuntamiento dijo que la lucha para reducir "al máximo" la venta ambulante se enmarca en un esfuerzo para reducir "lógicas de exclusión y estigmatización social" hacia los migrantes. "Los derechos humanos no deben ponerse en cuestión en ningún caso", consideraron desde el Consistorio, a la vez que criticaron la mediatización de algunos problemas de la ciudad. En este sentido, el gobierno municipal insistió en que es necesario "armonizar" las tipologías de intervenciones, aunque destacó que el plan de refuerzo a la actividad policial habitual podrá ser utilizado en el caso de ser necesario.

En un comunicado, el Ayuntamiento aludió a un escrito de la Policía Municipal que pidió priorizar el "abordaje social" frente a la mera represión, aunque subrayó que los agentes seguirán cumpliendo las actuales ordenanzas.

Según el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, Javier Barbero, ciudadanía reclama "la modificación de la Ley de Extranjería y de la reforma del Código Penal", porque es "éticamente inadmisible" que los manteros entren en prisión por la venta ilegal que realizan.

En definitiva, el Ayuntamiento ha recalcado que trabajará "para evitar cualquier medida que pueda criminalizar la vida de las personas que hoy se dedican a la venta ambulante en la ciudad de Madrid".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información