Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoquei Lloret, más que un club

Financiar el equipo de hockey era la llave para abrir las puertas del Lloret de Crespo (CiU). El ruso Andrei Petrov lo esponsorizó y obtuvo favores. La Fiscalía vincula ahora los 200.000 euros aportados por Gustavo Buesa a sus adjudicaciones

El exalcalde de Lloret de Mar Xavier Crespo, en su etapa de diputado en el Parlament.
El exalcalde de Lloret de Mar Xavier Crespo, en su etapa de diputado en el Parlament.

El Club Hoquei Lloret se convirtió, durante el mandato del exalcalde Xavier Crespo (CiU), en una vía de entrada para los hombres de negocios que querían granjearse las simpatías del Ayuntamiento. El empresario Gustavo Buesa donó un total de 200.000 euros al club entre 2006 y 2012. La Fiscalía Anticorrupción vincula ahora esas aportaciones con las adjudicaciones millonarias que logró, en esa misma época, bajo el mandato de Crespo, y por las que fue detenido hace dos semanas junto a diversos exconcejales de Lloret, revela el sumario de la Operación Trueno.

Crespo había presidido antes el club de hockey. Lo hizo con tino y le acompañaron los éxitos deportivos. Su buena gestión le hizo ganar una popularidad que resultó clave para que, en 2003, ganara por primera vez la alcaldía de Lloret de Mar, un cargo que ya no abandonaría hasta 2011, cuando pasó a ser diputado en el Parlament. Durante buena parte de esa etapa, la empresa de Buesa, GBI Serveis, aportó “cantidades importantes” al club: unos “30.000 euros por temporada”, una cifra que se elevó hasta los 50.000 en 2012. La Guardia Civil y la Fiscalía concluyen que ese patrocinio “pudiera responder a una contraprestación por las distintas adjudicaciones que ha recibido del Ayuntamiento”.

El exalcalde de CiU presidió la entidad y su buena gestión le aupó a la alcaldía

Buesa no fue el único empresario con intereses en la localidad de la Costa Brava que se rascó el bolsillo en favor del Hoquei Lloret. El empresario ruso Andrei Petrov, a través de la empresa Diagnostic Development Company (DDC), patrocinó los clubes de hockey y de fútbol de la localidad a petición el propio Crespo. El exalcalde sostiene que solo pretendió ayudar a “entidades locales” sin dar ni recibir nada a cambio. La Audiencia de Barcelona, que le condenó a nueve años y medio de inhabilitación, no opina lo mismo. Según los jueces, Crespo “benefició” a Petrov al eximirle del pago de impuestos en la construcción de un centro comercial. Como contrapartida, el empresario le sufragó un viaje a Moscú, le compró un reloj de 2.200 euros y regó las arcas de los clubes de fútbol y hockey con un total de 270.000 euros.

Gustavo Buesa, exsocio de Jordi Pujol Ferrusola, gestiona la recogida de residuos en Lloret desde 1995. En 2011, su empresa fue la única que se presentó a un concurso millonario que, según los investigadores, está plagado de irregularidades y se hizo a medida de sus intereses: más de 70 millones de euros para la gestión de basuras y la limpieza de calles y playas. Se trata del mayor contrato de servicios adjudicado hasta entonces en Lloret. Antes, en 2008, ya se había hecho con otra adjudicación de 29 millones de euros a propósito de un centro de gestión de residuos.

El empresario alega que patrocinó el hockey porque es el “deporte mayoritario”

El patrocinio del club de hockey solo era, según los investigadores, una forma más de congraciarse con el Ayuntamiento. Pero no la principal. La causa vincula esas adjudicaciones millonarias con las donaciones que, entre 2007 y 2009, Buesa hizo a las fundaciones afines a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el partido que gobernaba entonces la localidad.

En su declaración ante la Guardia Civil tras ser detenido, Buesa negó cualquier motivo espurio. Se limitó a decir que “contribuye económicamente a la esponsorización” del equipo porque “el hockey es el deporte mayoritario en Lloret”. También aporta, recordó, a “otras entidades deportivas del municipio”. El empresario admitió que sabía que Crespo había presidido el club. “Llegó a Lloret en 1986 con su esposa como médico, los dos con gran prestigio. Se hicieron responsables del club y los éxitos del equipo le ayudaron a ganar las elecciones”, dijo Buesa, que admitió tener una “muy buena relación personal” con el exalcalde.