Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 26-J da aire al independentismo

El barómetro del Centro de Estudios de Opinión arroja que los partidarios de la secesión ganan por primera vez a los del no desde el 9-N

El 26-J da aire al independentismo

El desenlace de las elecciones del 26-J ha dado aire al independentismo. La victoria del PP, combinada con el naufragio de la propuesta de referéndum de Podemos, ha comportado que por primera vez desde febrero de 2015 el sí a la secesión gane (47,7%) al no (42,4%). El resultado, que rompe el empate técnico de marzo, está reflejado en el segundo barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de 2016. La distancia de 5,3 puntos se explica por la subida en 10 puntos de los votantes de Podemos que se inclinan por la secesión. Con todo, Junts pel Sí y la CUP sufrirían para mantener la mayoría absoluta por el retroceso de los anticapitalistas.

El estudio, sobre un universo de 1.500 personas y un margen de error de 2,5%, se realizó entre el 28 de junio y el 13 de julio y, por tanto, tras la celebración del 26-J. El sondeo revela un sorpasso en la opción secesionista, que perdía en la pregunta dicotómica desde la consulta del 9-N, en noviembre de 2014. En todo caso, esta es la primera vez, desde febrero de 2015, en que el "sí" gana al "no". Desde entonces, la pregunta es la misma: "Y más concretamente ¿Quiere que Cataluña se convierta en un estado independiente?". Al margen del 47,7% de síes y el 42, 4 de noes, un 8,3% opta por no decantarse.

El 26-J da aire al independentismo

Jordi Argelaguet, director del CEO, afirmó que se ignora si el cambio apunta solo a un "diente de sierra" o a un cambio de tendencia. "De momento, levantamos acta", dijo. Pese a todo, sí que apuntó varias razones que explicarían el vuelco en el que, respecto a marzo, los independentistas suben 2,4 puntos (de 45,3 a 47,7) frente a que los 3,1 que bajan los partidarios de seguir en España (de 45,5 a 42,4). Argelaguet recordó que esas respuestas están siempre condicionadas fuertemente por la perspectiva política del conjunto de España. Y en este caso se acentúa por la cercanía del 26-J. El elemento esencial es que los simpatizantes de la marca catalana de Podemos favorables a la secesión han pasado del 20,3% en marzo al 30,5% justo después de naufragar la propuesta del referéndum."Es una contribución destacable", alegó el director.

Junqueras, el político mejor valorado

Oriol Junqueras, vicepresidente de la Generalitat y presidente de Esquerra, es, según el sondeo, el político más valorado por los catalanes con un 5,3 puntos. El segundo lugar lo ocupa Xavier Domènech, líder de En Comú Podem, ganador en Cataluña del 26-J, con un 5,06. El pulso entre las dos fuerzas se refleja también el sondeo que vaticina que si se repitieran ahora los comicios En Comú obtendría entre 11 y 12 escaños (tiene 12) aunque empatada con ERC, que ahora cuenta con nueve. Junqueras y Domènech, más Puigdemont, con un 5,05, son los únicos políticos que los catalanes aprueban. El socialista Miquel Iceta logra un 4,07; Inés Arrimadas, de Ciudadanos, obtiene un 2,91 y el popular Xavier García Albiol logra un 1,83.

Paralelamente, esa misma tendencia se observa respecto a las preferencias de los votantes sobre la organización del estado. Mientras el 41,6% apuesta por un nuevo Estado —3,1 puntos más que en marzo— la alternativa de un Estado federal registra un notable retroceso —del 26,3% al 20,9%— y cae a la tercera posición en beneficio de quienes apuestan por la autonomía, que sube 1,4 puntos. Los simpatizantes de Sí que es Pot tienen predilección por el estado federal y pese al predicamento del PSC por la opción federalista, sus votantes prefieren el autonomismo.

La fotografía del acelerón demoscópico independentista, precisamente porque está sustentado en votantes de Podem, no se traduciría de forma mecánica en el Parlament si se avanzaran los comicios. El president Carles Puigdemont confirmó ese escenario si no supera en septiembre la cuestión de confianza. Según el sondeo, Junts pel Sí y la CUP padecerían para conservar para la mayoría absoluta, fijada en 68 escaños (ahora juntos tienen 72). Junts pel Sí, que cuenta con 62, podría mantenerse o perder dos y la CUP, con 10, lograría entre 6 y 8. Por tanto, en la horquilla baja (66) la perderían y en la alta (70) la mantendrían por dos escaños.

De la encuesta se desprende que la CUP va a la baja tras romper el pacto de investidura con Junts pel Sí y haber vetado los presupuestos. De hecho, es la formación que más sufre para mantener la fidelidad de sus votantes: solo un 54,5% de ellos repetiría y pierde 10,8 puntos en ese concepto. Ese descontento se refleja también en la valoración de sus líderes. La diputada Anna Gabriel, que encarna al sector más contrario a Junts pel Sí, suspende con un 3,64. Sí que es Pot pasaría a ser de cuarta a segunda fuerza en detrimento de Ciudadanos. La confluencia, víctima, en palabras de Argelaguet, de la dinámica plebiscitaria del 27-S, doblaría sus diputados —de 11 a entre 20 y 22— mientras C's podría dejar de liderar la oposición al pasar de 25 a entre 18 y 21. El PSC y el PP mantendrían sus resultados.

Más información