El Ayuntamiento construirá 12 aparcamientos disuasorios alrededor de la M-40

Los estacionamientos se ubicarán cerca de las paradas de transporte público y tendrán tarifas de entre 0,50 y 1,50 euros

Coches estacionados en un aparcamiento disuasorio en Aravaca.
Coches estacionados en un aparcamiento disuasorio en Aravaca. Kike Parra

El Ayuntamiento de Madrid construirá 12 aparcamientos con tarifas reducidas cerca de las estaciones de Metro, Cercanías y autobuses para fomentar el uso del transporte público, ofreciendo estacionamientos a precios "asequibles". Se crearán 9.570 nuevas plazas alrededor de la carretera de circunvalación M-40 con tarifas de entre 0,50 y 1,50 euros por el día. El proyecto, que se desarrollará en dos fases, implicará un gasto de casi 140 millones de euros.

La Junta de Gobierno oficializó este jueves su nueva medida para descongestionar el tráfico y la contaminación del aire en Madrid. Se trata de la construcción de 12 nuevos aparcamientos localizados alrededor de la almendra ciudad con una capacidad media de 500 plazas. Los nuevos aparcamientos tendrán un coste de entre 0,50 y 1,50 euros por el día o a través de abonos. En algunos casos serán incluso gratuitos, en el caso de que el usuario esté en posesión del título de transporte con el que el aparcamiento estuviera conectado. El tiempo de estancias en los aparcamientos será de un mínimo de 2 y 4 horas, y un máximo de 16 y 24 horas. El Consistorio asegura que los sistemas de pago serán "ágiles, cómodos y eficientes".

Más información

En una primera fase, el Ayuntamiento construirá 7.142 plazas de estacionamientos con tarifas reducidas, a los que se añadirán otras 2.428 plazas, que se ubicarán en doce puntos de la ciudad. En concreto, estos estacionamientos se situarán a unos 50 metros de las paradas del transporte público, a excepción del situado en Canillejas, que se ubicarán a 200 metros de la estación de metro y zona de autobuses. Además del de Canillejas, los otros aparcamientos se ubicarán en Pitis, Paco de Lucía, Fuente de la Mora, Valdebebas, Estadio Olímpico, Santa Eugenia, San Cristóbal, Villaverde Alto, Villaverde Bajo Cruce, Aviación Española y Colonia Jardín.

El Ayuntamiento concibe estos aparcamientos como "elementos de regeneración urbana" para cuya construcción prevé "minimizar los posibles impactos medioambientales". Integrarán "elementos vegetales y optimizarán la gestión de confort hídricos", asegura el Consistorio en la nota hecha pública este jueves después de la reunión de la Junta de Gobierno de Madrid. El programa se ejecutará en colaboración con el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid, el Consorcio Regional de Transportes, Metro, ADIF y RENFE Cercanías.

Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento, destacó durante su intervención la importancia de reducir la contaminación de la ciudad como punto de partida de esta iniciativa. A la vez, afirmó que en futuro el Gobierno de la ciudad tiene previsto ampliar el número de estos estacionamientos disuasorios para fomentar el uso de los medios de transporte público.

Para incentivar el uso de estos aparcamientos, el Ayuntamiento proporcionará a los ciudadanos y conductores que circulen por las vías de acceso, información en tiempo real sobre la disponibilidad de plazas, el tiempo estimado de llegada o el trayecto más rápido.

Preguntada por los cambios con respecto al primer diseño de este proyecto, en el que se postulaba la construcción de 17 aparcamientos disuasorios en Madrid, Maestre explicó que "el plan no termina aquí". "Esto es solo el primer empuje", dijo. Y puntualizó: "El proyecto ha cambiado después de haber realizado un plan de información público para conocer las reacciones de los interesados".

En una rueda conjunta con la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, el delegado de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha esbozado las líneas maestras del nuevo plan económico y financiero del Consistorio para los próximos dos años. En general, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto seguir en la senda de la reducción de la deuda pública de la ciudad, además de incrementar su gasto público.

Las cuentas que Sánchez Mato hizo públicas este jueves hablan de una previsión de reducción de deuda de un 31,8% a finales de 2016, sobre los que el Gobierno de Ahora Madrid heredó de la anterior gestión de Ana Botella. En concreto, el edil estima que la deuda a finales de 2016 del Ayuntamiento será de 3.844 millones de euros. "Con ese ritmo de amortización, la deuda a final de 2019 se habrá reducido un 51,86% desde el inicio de la legislatura", especificó Sánchez Mato.

Con respecto al capítulo de las inversiones públicas, Sánchez Mato cifró en 2.000 millones por encima del que "dejaría la ley" el gasto que el Consistorio prevé destinar a sus proyectos para la mejora de la ciudad. "Podemos gastar con los ingresos que tenemos y con la capacidad de actuación que tenemos, dado que existen necesidades que cubrir. Lo que queremos es que el techo de gasto se adecúe a esto y eso es perfectamente compatible con una actuación muy agresiva en la reducción de la deuda", sostuvo, a la vez que especificó que si no se aprueba esta estrategia, el Ayuntamiento de Madrid se quedaría sin deuda al finalizar la legislatura, pero a costa de llevar a cabo "profundos recortes".

Según ha asegurado Sánchez Mato, el plan ha sido elaborado a "iniciativa propia" para dejar "constancia" frente al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que el Ayuntamiento madrileño cumplirá las normas de estabilidad presupuestaria. Y destacó la capacidad de la ciudad de lograr "importantes superávit": 511 millones en 2016, y 347, en 2017.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50