Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Loeches se opone al vertedero que le impone la Comunidad

La nueva planta sustituirá a la existente en Alcalá de Henares antes de 2018

Loeches (8.500 habitantes) no quiere ser la ‘capital’ de la basura del Henares. En una votación celebrada ayer en la Mancomunidad de Municipios del Este, la localidad, gobernada por el PP, votó en contra de albergar el vertedero que sustituirá al existente en Alcalá de Henares, y que tiene que ser cerrado antes de dos años por colmatación. Ahora, será la Consejería de Medio Ambiente la que tiene la última palabra para poner en marcha el complejo, que incluye una planta de tratamiento.

La Mancomunidad del Este, integrada por 31 de municipios del Corredor del Henares, aprobó ayer en una asamblea general extraordinaria la construcción del llamado Complejo Medioambiental de Reciclaje, un vertedero de 105.000 metros cuadrados y una planta adyacente de tratamiento de residuos. La incineradora por plasma que estaba prevista fue retirada del plan para evitar quejas vecinales y su adecuación a la futura normativa europea.

Aprobación del vertedero de Loeches tras una votación de los municipios del Corredor del Henares

A favor del complejo votaron 18 municipios, que representan al 74,52% de los casi 700.000 residentes en el área. Sin embargo, la decisión contó con la oposición de los representantes de Loeches, Ambite, Arganda del Rey, Mejorada del Campo, San Fernando de Henares, Torres de la Alameda, Velilla de San Antonio y Villalbilla (24,47% de los habitantes). Dos localidades se abstuvieron (Campo Real y Ribatejada).

Los ocho Ayuntamientos que se mostraron en contra del vertedero defienden, en cambio, un plan alternativo de diez pequeñas plantas distribuidas por toda la comarca, en vez de una sola en Loeches, tal y como había aprobado la Comisión de Urbanismo de la Comunidad el pasado 30 de junio y que ahora ha refrendado la mancomunidad.

En la actualidad, existe un único vertedero al aire libre, situado en Alcalá, que asimila las cientos de miles de toneladas de basura de estos 31 municipios desde 1982. Una práctica que, según, Javier Rodríguez (PSOE), alcalde de Alcalá y presidente de la mancomunidad, no puede prolongarse más allá de 2018 porque la instalación debe cerrarse para cumplir la normativa europea.

Rodríguez asegura que en 2011 el Ayuntamiento de Loeches (PSOE) se ofreció a recibir la planta de gestión de residuos y aceptó iniciar los trámites para su puesta en marcha antes de cinco años. Ese mismo año, el PP releva a los socialistas en la alcaldía. El nuevo regidor asume el proyecto de su antecesor. En 2014, con el respaldo de su mayoría absoluta, ratifica esta decisión, pese al rechazo de numerosos vecinos y de la oposición, que denunciaban las supuestas consecuencias negativas del complejo.

“Cuando Loeches se ofreció a albergar la planta se hizo un estudio completo, que ha durado cinco años, y que analizó las características del lugar, además de demostrar que no influía de forma negativa en el entorno. Ahora no podemos echarnos atrás porque el vertedero de Alcalá debe cerrarse de manera urgente en dos años”, sostiene.

El alcalde de Alcalá añade que el vertedero actual ya no admite residuos de empresas privadas para prolongar su utilización. “Antes las empresas pagaban por depositar sus residuos. Este año lo hemos prohibido. No queremos ganar dinero, sino que dé tiempo a que entre en funcionamiento el de Loeches”, añade Rodríguez.

La construcción de la planta, que se ubicará en el paraje de Valdecastellanos, comenzará en 2017 tras los trámites medioambientales necesarios. Aún debe recibir el visto bueno definitivo del Gobierno que preside Cristina Cifuentes (PP). El consejero de Medio Ambiente, Jaime González Taboada (PP), afirmó ayer: “Nos ponemos en marcha hoy mismo”. El futuro vertedero contará con un vaso donde se acumulará la basura y una nave cubierta para evitar el esparcimiento de los residuos a su llegada al complejo.

“Los residuos en los vertederos al aire libre suelen contaminar muchísimo más el aire, se vuelan, y acarrean otros problemas a largo plazo. Con esta solución, avanzaremos hacia un residuo cero, ya que un 50% será reciclado, y el resto se convertirá en bioestabilizado, una especie de tierra, que se podrá utilizar para fortalecer suelos erosionados o, incluso, como abono”, incide Rodríguez, que recuerda que el proyecto definitivo es un 60% inferior al inicial (más de 300.000 metros cuadrados de vaso).

En el centro

La Universidad de Alcalá publicó en junio pasado un estudio donde señalaba a Loeches como la localidad más adecuada para albergar la planta. Las otras alternativas eran Pozuelo del Rey y Campo Real, además de Arganda del Rey. Entre las razones por las que la universidad se inclinó por Loeches estaba “la escasa distancia que tendrían que recorrer los camiones que recogiesen la basura en cada municipio”, al estar este pueblo en el centro de la mancomunidad.

Los autores calcularon, además, que transportar los residuos a Loeches supondría unos 350.000 euros anuales de costes, mientras que al resto de alternativas costaría entre 670.000 y 450.000 euros. 

Negativa a distribuir los residuos por toda la comarca

M. M.

La Mancomunidad del Este también votó ayer el modelo de planta de residuos que se construirá en el municipio de Loeches. La propuesta de una única planta que recoja los residuos de los 31 municipios fue apoyada por 18 localidades, que representan el 83,96% de los votos. Mientras que cuatro de ellos (Ambite, Loeches, San Fernando de Henares y Velilla de San Antonio) votaron en contra de esta iniciativa, lo que representa al 9,41 % de los habitantes del área.
La propuesta de estos cuatro pueblos consistía en distribuir los desperdicios en 10 pequeñas plantas por toda la comarca. Los municipios que se abstuvieron (6,63% de los vecinos) fueron o Mejorada del Campo, Torres de la Alameda y Villalbilla.
Los cuatro Ayuntamientos que perdieron la votación criticaron al presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez (PSOE), por no aceptar su petición de aplazar la votación hasta después del verano para estudiar la viabilidad de su propuesta. Rodríguez respondió que esa petición de distribuir las plantas era “imposible por la falta de tiempo”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información