Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos hermanos de cuatro y seis años mueren en un incendio en Barcelona

Los Mossos investigan si los menores se encontraban solos en el domicilio

Dos menores mueren en un incendio en Barcelona.

Dos hermanos, una niña de seis años y un niño de cuatro, han fallecido esta mañana en Barcelona al quedar atrapados en un incendio en un piso en el barrio del Besòs. Además, un hermano de los fallecidos, de sólo dos años ha resultado herido de gravedad, en el mismo siniestro y otras once personas han sufrido heridas de diversa consideración. Entre los heridos se encuentra la madre de los tres hermanos, de 27 años, que ha sufrido quemaduras de diferente consideración al conseguir evacuar del piso al más pequeño de sus hijos. Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para esclarecer los hechos. Todo apunta a que el origen del incendio ha sido accidental, como consecuencia de una posible deflagración de gas butano o un cortocircuito eléctrico. Los agentes también investigan si los menores se encontraban solos en el piso en el que vivían junto a sus padres. Fuentes cercanas al caso aseguran que la familia okupó el inmueble y había enganchado los suministros de forma ilegal. 

Los Bomberos de Barcelona han recibido el aviso a las 9.12. Varias llamadas de teléfono alertaban de que las llamas estaban consumiendo un bajo del número 6 de la calle de Rodes del barrio del Besòs. Al llegar al lugar de los hechos, la situación era aterradora. Fuera del inmueble, la madre herida sostenía a su hijo de dos años y lloraba porque en el interior del piso, atrapados entre los barrotes del bajo, estaban encarcelados sus otros dos hijos. Al poco tiempo de llegar los servicios de emergencias, el padre de los fallecidos, de 33 años, que no se encontraba en la vivienda en ese momento, ha llegado al lugar y ha sufrido una crisis de ansiedad tras no soportar lo que estaba sucediendo. Madre, padre y el menor de dos años en estado crítico han sido trasladados hasta el Hospital del Vall d’Hebron.

Previamente, a cinco jóvenes que habían alquilado un piso turístico para pasar unos días les pudo la angustia por la cercanía de las llamas y saltaron por un balcón desde el segundo piso al vacío. Una vecina les ayudó: “No nos entendíamos pero eran dos asiáticos y tres ingleses a los que ayudamos a incorporarse hasta que vino la ambulancia”. Las cinco personas fueron trasladadas al Hospital de Mar y al Hospital Espíritu Santo con diferentes lesiones provocadas por el impacto en el suelo. Ninguno de ellos resultó herido grave. Los tres heridos restantes lo fueron por inhalación de humo. Entre ellos había dos menores de 13 y 15 años que fueron trasladados hasta el Hospital de Sant Pau.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado una decena de dotaciones de los Bomberos de Barcelona, tres ambulancias, la Guardia Urbana de Barcelona y Mossos d’Esquadra. Poco después de las 10.00 el incendio ha quedado extinguido.

Los vecinos del barrio del Besòs y, a unos metros, del barrio de la Mina han desayunado esta mañana con la noticia de la desgracia de los dos menores muertos y su hermano luchando entre la vida y la muerte. Varios vecinos han comenzado a protestar, entonces, por la supuesta tardanza de los servicios de emergencias y por la colocación de pivotes en las aceras, lo que a su juicio impedía que los camiones de bomberos entraran en la calle peatonal donde ha tenido lugar el trágico suceso.

Rubén Estela, el jefe de día de los Bombers de Barcelona, ha zanjado las críticas de los vecinos al asegurar que la primera unidad de bomberos ha llegado al lugar de los hechos seis minutos después del primer aviso. “El fuego ha comenzado en el salón comedor de un piso de unos 45 metros cuadrados”, ha afirmado Estela. El jefe de Bomberos ha lamentado los hechos junto al comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens. En un mensaje a través de su cuenta de Twitter, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha mostrado su consternación por este trágico siniestro y ha asegurado que los servicios municipales trabajan para atender a los afectados.

El jefe de Bomberos ha informado de las dificultades que implicaba el espacio donde ha tenido lugar el fuego: el hecho de que hubiera rejas y que la puerta estuviera cerrada han impedido, por un lado, que los menores pudieran huir y, por otro, que los vecinos detectaran el incendio antes de que las llamas fueran de varios metros. Los Bomberos y los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación conjunta para intentar averiguar en qué punto exacto se ha originado el incendio. Según fuentes cercanas al caso, el fatal siniestro podría tener origen en una deflagración de gas butano o un cortocircuito. Las mismas fuentes aseguran que el incendio no fue provocado y apuntan a que fue un accidente. La investigación también se centra en averiguar si los niños estaban solos en casa en el momento en que ha tenido lugar el accidente.

La familia llevaba seis años viviendo en el inmueble que okuparon previamente y, según una vecina, “se dedicaban a sobrevivir”. “La joven madre de tres hijos vendía ajos y limones en la calle”, explicaba la vecina, también clienta de la mujer. La investigación sigue abierta y el menor de dos años está estable en el Vall d’Hebron. Se descarta que el incendio fuese provocado por gas ciudad, puesto que lo cortaron por falta de pago en 2009. El fuego no ha provocado daños estructurales en el inmueble y los vecinos pronto han podido regresar al edificio que ha quedado afectado por las llamas, el humo y el agua. “Siempre salimos en las noticias por desgracias”, se quejaba esta mañana una vecina desde un balcón de la calle de Rodes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >