Iceta defiende la ‘vía canadiense’ como último recurso

"No sé si en España son conscientes de que el 48% de los catalanes quiere irse y que hay que hacer algo", dice el líder del PSC

El líder del PSC, Miquel Iceta.
El líder del PSC, Miquel Iceta.Gianluca Battista

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha defendido esta mañana la aplicación de la vía canadiense como último recurso para resolver el encaje de Cataluña en España si fracasara la reforma constitucional que propugnan los socialistas. "Es una postura que genera mucho consenso en el partido y por eso la incorporamos en la ponencia del congreso, a tres o cuatro años vista", ha explicado a EL PAÍS.

Más información
El PSC reclama la ‘vía canadiense’ si fracasa la reforma constitucional
La CUP pide a Puigdemont una cumbre para el referéndum unilateral
El PSOE y Ciudadanos rechazan que Escocia negocie con la UE en solitario
La Comisión subraya que el estatus de Escocia “es un asunto interno” del Reino Unido

La traslación a España del modelo canadiense implicaría la redacción de una Ley de Claridad como la que se elaboró en aquel país después del segundo referéndum de 1995 que rechazó la secesión de Quebec por menos de un uno por ciento. En resumen, aquella ley que rechazan los independentistas establece las condiciones en las que el Gobierno de Canadá podría entrar a negociar la secesión de alguna de sus provincias.

"En una cosa de sentido común. Si los catalanes no votan la reforma constitucional habrá que buscar otro camino", ha dicho el líder del PSC, quien insiste en que para no llegar a ese escenario es necesaria una reforma profunda de la Constitución, no un simple maquillaje, que aumente el autogobierno de Cataluña. "No sé si en España son conscientes de que el 48% de los catalanes quieren irse", ha explicado el líder del PSC.

"Tenemos un problema muy serio y la reforma constitucional debe abordarlo a fondo", insiste Iceta, quien niega que la defensa de la vía canadiense sea un cambio de posicionamiento del partido. "El PSC no vuelve a la autodeterminación ni al derecho a decidir, solo defiende una postura como la vía canadiense que genera mucho consenso, que no es nueva y que era un tema que no podíamos esquivar", ha dicho.

El líder de los socialistas catalanes admite sin reparos que el PSOE tiene una postura diferente de la del PSC, pero reitera que la Declaración de Granada puede ser el punto de encuentro de ambos partidos, "porque allí se dice que hay que reconocer los derechos históricos de Cataluña e incorporarlos a la Constitución", precisa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Iceta admite que el resultado electoral del 26 de junio no es el mejor escenario para que prospere la reforma constitucional que defiende el PSC. "Tenemos prisa, pero no nos ponemos plazo, nunca hemos dicho que sería un camino fácil, como los independentistas", matiza Iceta, quien recuerda también que antes de abordar la reforma constitucional se puede mejorar el autogobierno catalán con un nuevo sistema de financiación, clarificación de competencias y reconocimiento de la lengua y la cultura catalanas.

El PSOE no ve ningún recorrido a la ‘vía canadiense’ que defiende el PSC

José Marcos, Madrid

La dirección nacional del PSOE no ve ningún recorrido a la vía canadiense que el PSC propone para Cataluña en caso de que fracasara una reforma de la Constitución. "No hay plan b. La reforma constitucional hay que hacerla, y tiene que ser una solución, no un nuevo problema", explica un responsable de la Ejecutiva. Los socialistas catalanes remiten a la Ley de Claridad del año 2000, posterior al segundo referéndum en el que se rechazó la independencia de Quebec. La normativa fijaba cuáles eran las condiciones para que Ottawa negociase la salida de alguna de sus provincias.

"La posición del PSOE es conocida y es [la declaración de] Granada, compartida por todos los socialistas, incluidos los socialistas catalanes", continúan en Ferraz. "Esto implica", prosiguen desde la dirección, "que esta legislatura hay que abrir una reforma constitucional que tiene que ser un gran acuerdo que no se entienda contra ningún territorio". "Evidentemente, esa reforma constitucional tendrá que contar con los partidos que estaban en la Constitución, como Convergència, y además de eso ampliarlo: sería bueno que estuviera el PNV y los partidos nuevos como Podemos y Ciudadanos", es la posición de la dirección del PSOE".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS