Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho de cada 10 terrazas de Centro son ilegales o incumplen la normativa

Las autorizaciones han crecido un 6% en el último año con Ahora Madrid: hay 645 con permiso, de las que el 75% tienen expedientes abiertos, y otras 198 sin autorización

Vista aérea de las terrazas de la plaza de Ramales, en el distrito de Centro. Ampliar foto
Vista aérea de las terrazas de la plaza de Ramales, en el distrito de Centro.

El concejal del distrito Centro de la capital, Jorge García Castaño (Ahora Madrid), ha explicado esta mañana en el pleno que el número de terrazas en esa zona ha crecido un 6% en el último año, en contra de las quejas de hosteleros y oposición, y lo ha hecho con unos requisitos objetivos después de que hasta cuatro funcionarios hayan sido imputados por actuaciones durante pasados mandatos (del Partido Popular). Se conceden pues nuevas licencias, pero no se amplían las existentes con más mesas; y en las zonas de alta concentración tampoco se incrementa la superficie ocupada sino que se reparte entre más hosteleros, lo que explica en parte las quejas.

De junio a junio, las autorizaciones de terraza han subido a 645 en el último periodo frente a las 611 del anterior (sumando así 483 metros cuadrados más de ocupación). De ellas, 459 (el 71%)  tiene abiertos expedientes por incumplimientos de la normativa. Además, hay otras 198 terrazas ilegales. Es decir, ocho de cada diez terrazas de Centro (el 78%) carecen de permiso o tienen abiertos expedientes por incumplir la normativa. Y eso que las inspecciones han descendido de 647 en 2014 a 485 en 2015, aunque ha habido un incremento en la retirada de mobiliario a las terrazas sin autorización “porque es lo más eficaz”.

García Castaño ha defendido que las terrazas que incumplan de forma reiterada la normativa se queden sin licencia, y se ha mostrado dispuesto a adelantar el horario de apertura (de diez a ocho de la mañana) cuando se elabore la nueva ordenanza, como ha pedido el concejal socialista José María Dávila, que también aboga por adelantar el horario de cierre para reducir las molestias a los vecinos. Según ha relatado García Castaño, además se ha intensificado en Centro la lucha contra el top manta, el botellón y los lateros; y se ha limitado el número de mercadillos y actividades comerciales, aunque eso último ha provocado que se concentren en plazas como Callao con “una presión muy fuerte”.

Una “causa general injustificada”

En Centro se concentran casi uno de cada cuatro establecimientos hosteleros de la ciudad, pese a que allí vive sólo el 5% de la población. Pero a los 150.000 vecinos, que sufren los problemas de seguridad, ruido y colapso del espacio público, se suman turistas y visitantes de otros distritos, de forma que, por ejemplo, por la puerta del Sol terminan pasando hasta 120.000 personas al día.

El concejal Jorge García Castaño ha comparecido hoy ante el pleno municipal porque el Partido Popular, a través de Íñigo Henríquez de Luna, le acusa de un ataque “preventivo e indiscriminado” contra la hotelería, “una injustificada causa general”. El concejal Bosco Labrado (Ciudadanos) ha insistido por su parte en que los hosteleros se merecen “unas normas claras que se hagan cumplir”, criticando la “rigidez y falta de previsión” del gobierno municipal. Y el concejal socialista José María Dávila ha indicado que “el sector está preocupado porque no hay un marco jurídico claro”, por lo que “es fundamental abordar lo antes posible el cambio de la ordenanza”.

Jorge García Castaño ha defendido su “diálogo extenuante” con hosteleros y vecinos (que presentan “multitud de quejas” por el ruido y la inseguridad), y ha avanzado que, en su opinión, “la situación está mejorando”. La concesión de licencias es “discrecional”, y eso ha llevado en los mandatos anteriores a que cuatro funcionarios hayan sido imputados por autorizar o negar terrazas (“todos son inocentes”, ha señalado). Para “evitar esa arbitrariedad” (y que terminen pagando los funcionarios que firman las licencias), ha aprobado unos criterios políticos que consisten “básicamente” en: “Sí a nuevas autorizaciones pero no se ampliarán las existentes hasta que haya una nueva ordenanza; en las zonas de alta concentración, que definen los servicios técnicos, se reordenará el conjunto sin aumentar la superficie ocupada; no a construcciones ligeras ni cerramientos, como con los equipos de gobierno anteriores”.

Crecen en Cascorro, Cebada, Montera...

El concejal de Centro ha puesto ejemplos concretos de su gestión: en la plaza de la Paja y la plaza del 2 de mayo “se funciona mejor” gracias a que las terrazas se ordenaron “mediante un acuerdo con los hosteleros”. En la plaza de Cascorro se ha pasado de dos a 14 terrazas, porque está exenta de restricciones en la zona de protección acústica de centro y tiene una acera grande. El concejal socialista José María Dávila ha solicitado que “se repare el error de estas zonas blancas”, porque se ha producido “una masificación absoluta y problemas de ruido nocturno”. En la plaza de la Cebada, por la que se ha preocupado el Defensor del Pueblo, se ha pasado de 96 a 142 metros cuadrados de terraza. En la plaza del Rey se ha subido de dos a cinco, repartiendo el espacio. En la plaza de San Ildefonso, de una a tres, repartiendo también las mesas (“al que tenía más no le ha hecho gracia, pero es cosa de las leyes de la física, no se puede fabricar más espacio”, ha aclarado). En la calle de la Montera, se ha pasado de 12 a 21 locales y aún quedan hasta 12 más que podrían tener terraza en el futuro, por lo que es necesaria “una reordenación”, máxime, ha recordado García Castaño, porque es un eje peatonal (que quiere llevar, ha recordado, hasta la plaza de Jacinto Benavente a través de la anunciada peatonalización de la calle de Carretas).

"Nadie quiere que La Latina se convierta en Magaluf"

El concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, ha repasado esta mañana ante el pleno su gestión en lo referente a la venta ilegal de mercancías en la calle (top manta), el consumo y venta de alcohol en la vía pública (botellón y lateros), los mercadillos y actos comerciales en plazas, y las fiestas de despedida de solteros en la zona de La Latina.

En cuanto al top manta, entre mayo y mayo el número de intervenciones ha bajado a 4.960 frente a las 5.600 del periodo anterior. La mercancía decomisada ha crecido de 78.400 a 79.475 unidades. “Es un tema complejo pero es inaceptable”, ha destacado el concejal, que considera que “se puede hacer más en lo social [los vendedores suelen ser inmigrantes con pocos recursos] y en lo policial”.

Sobre el consumo de alcohol en la vía pública, de mayo a mayo las denuncias por botellón han bajado a 13.491 frente a las 15.974 del periodo anterior. “Siguen siendo muchas”, ha destacado el concejal, pero “no es un botellón masivo”. El problema fundamental ahora es, ha añadido, la venta de latas por la calle; para combatirla, “es básico dificultar la logística y encarecer la cadena de valor para desincentivar la venta”.

En cuanto a mercadillos, “el criterio es ganar calidad en los existentes, consolidar dos momentos de ferias de artesanía e incentivar actividades innovadoras”. La demanda de los comerciantes “es muy fuerte”, ha añadido García Castaño, pero en Navidades se autorizaron la mitad de metros cuadrados que en el año anterior. El concejal ha mencionado también su acuerdo con los comerciantes para “ordenar” la venta de lotería en la puerta del Sol durante las Navidades, de forma que aquellos que lo hagan en la vía pública deberán contar con un contrato con una administración.

Por último, ha recalcado que actuara “con toda la contundencia” para que La Latina no se convierta en un parque temático de despedidas de soltero organizadas por empresas especializadas. “Nadie quiere que La Latina se convierta en Salóu o Magaluf”, ha indicado en alusión a las juergas desenfrenadas en esas localidades de Tarragona y Mallorca.

Más información