Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC sigue en caída y pierde otro diputado

“No podemos estar satisfechos con los resultados en Cataluña”, admite Batet

Meritxell Batet en la noche electoral.
Meritxell Batet en la noche electoral.

Los socialistas catalanes vivieron este domingo un nuevo retroceso electoral, aunque menos acusado que en otras ocasiones, y volvieron a empeorar sus resultados en unas generales. El PSC no logró el objetivo que se planteó al inicio de la campaña para conservar los ocho diputados que consiguió el 20 de diciembre en Cataluña y pierde a la parlamentaria de Lleida. Los 556.000 votos mantienen al partido como tercera fuerza política, con 76.000 papeletas más que Convergència, pero queda relegado a la cuarta posición en escaños.

“No podemos estar satisfechos con los resultados en Cataluña”, admitió sin reparos Meritxelll Batet pasadas las 23.10 horas de la noche en una comparecencia en la sede del PSC. La cabeza de lista que sustituyó a la exministra Carme Chacón felicitó a En Comú Podem y después de eso centró su discurso en arremeter con dureza contra el partido de Pablo Iglesias y reivindicar a los socialistas como la alternativa a Mariano Rajoy.

“Seguimos siendo tercera fuerza en votos en Cataluña y somos en España la alternativa de izquierdas al PP”, dijo Batet para reivindicar la victoria del PSOE frente a Unidos Podemos. “Ha vuelto a ganar el cambio y para esto no hacía falta hacer nuevas elecciones, solo escuchar a los ciudadanos, aceptar los resultados y haber investido a Pedro Sánchez”, insistió la candidata socialista.

“Hemos perdido seis meses del gobierno del cambio, en que podríamos haber abordado las emergencias sociales, regenerar la democracia, luchar contra la corrupción, renegociar la deuda y hacer una política económica distinta”, insistió Batet, flanqueada por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y otros cuadros y dirigentes del partido. Entre ellos José Zaragoza, exsecretario de organización, que repetirá como diputado en el Congreso.

En una sala del partido acostumbrada a grandes victorias electorales hasta 2011, el ambiente de ayer era de derrota, aunque menos dolorosa que otras noches. “Nos daban por enterrados y estamos vivos”, explicaba un dirigente del PSC. Las generales de 2011 fueron las primeras que perdieron los socialistas y ayer quedaron como cuarta fuerza, con siete escaños, por detrás de CDC, que logró ocho, y pese a superarla ampliamente en votos.

Con todo, el mensaje de Batet insistió en culpar a la formación de Pablo Iglesias de reforzar a Rajoy con otras elecciones. “Que reflexionen los que impidieron un gobierno de progreso y que con su actitud han ampliado la victoria de la derecha en España”, insistió la cabeza de lista.